Distinciones entre el matrimonio civil y el matrimonio religioso.


Anglican Church of Canadá

Distinciones entre el matrimonio, la bendición de un matrimonio civil y la bendición de una unión civil: un recurso preliminar para la discusión y el desarrollo.

A continuación el sumario de los trabajos de reflexión en marcha en el seno del Comité de Sínodo General de Adoración de Fe y Ministerio de la Iglesia Anglicana de Canadá, en relación con la bendición de las diferentes uniones amparadas por el matrimonio civil.

El trabajo subsiguiente continuará desarrollando el significado de "bendición" desde el punto de vista litúrgico y eclesiástico. Esetrabajo futuro será el fruto de una mayor reflexión por parte de teólogos y expertos sobre puntos de vista muy diferentes para continuar trabajando en una declaración de cómo los anglicanos entienden la bendición.

Existe, entre nosotros la pacifica convicción de que hay conceptual una distinción entre el matrimonio civil —sometido solamente a la convención de la ley civil— y el matrimonio cristiano dentro de la Iglesia Anglicana de Canadá. Por ejemplo, el matrimonio en la iglesia requiere todos los criterios del matrimonio civil, pero no todos los matrimonios civiles califican para el matrimonio religioso, con su correspondiente liturgia, en nuestras iglesias.

En cualquier matrimonio, se deben cumplir los siguientes criterios: (i) dos personas legalmente calificadas para casarse; (ii) el consentimiento libre de los participantes; (iii) al menos dos testigos; (iv) un agente autorizado del Estado; (v) el intercambio de votos perpetuos incondicionales y (vi) la consumación del matrimonio. Las comuniones cristianas, incluida la Iglesia Anglicana de Canadá, se han reservado el derecho de agregar condiciones adicionales con respecto a los matrimonios en los que oficiará un ministro de la iglesia, tales como (a) parentesco y afinidad, (b) el bautismo de género (c) de al menos un miembro de la pareja), y (d) el estado civil previo de los participantes. También existe la expectativa de que haya un compromiso con los propósitos cristianos para el matrimonio. Estas se expresan de manera diversa en nuestras liturgias, pero consisten en comunión mutua, apoyo y consuelo, y la procreación (si la hay) y crianza de los hijos, y la creación de una relación en la que la sexualidad puede servir para la realización personal en una comunidad de amor fiel . El contexto aquí también incluye una unión de por vida en el amor fiel, y los votos matrimoniales son un compromiso con esta unión, para bien y para mal, con exclusión de todos los demás. (Canon XXI)

La cuestión de la bendición de los matrimonios civiles depende enteramente de las condiciones consideradas como constitutivas de los propósitos evangélicos para el matrimonio y las intenciones de tales matrimonios. Al considerar el matrimonio o la bendición de un matrimonio civil, estos propósitos son fundamentales. Además, el clero anglicano solo puede bendecir los matrimonios civiles que se ajusten a los criterios establecidos por la iglesia para el matrimonio en la ley canónica, como las prohibiciones afines y afines; bautismo; darse cuenta; preparación matrimonial; requisitos civiles.

Existe la posibilidad de bendecir una unión sin considerarla un matrimonio. Esto podría aplicarse a las relaciones humanas que no sean el matrimonio. Definir tales relaciones, y los criterios por los cuales podríamos evaluar cómo abordan en el mundo, su participación en la creación, la redención y la santificación, necesitarían una aclaración.

El desafío de las uniones del mismo sexo es que el Informe de San Miguel las ha identificado como análogas al matrimonio, por lo que es probable que haya confusión. Sería problemático identificar a las parejas del mismo sexo civilmente casadas que buscan la bendición como algo distinto de los casados.

Sin embargo, la dificultad está en abordar la bendición de una unión como tal, en abstracto y al margen de cualquier otra consideración. En cuanto a las uniones civiles legalmente reconocidas, la iglesia no ha desarrollado ninguna política con respecto a tales arreglos. La Iglesia Anglicana de Canadá ya ha indicado que una bendición nupcial no se puede extender a los matrimonios de hecho y, antes de la revisión del estatuto federal de matrimonio, no extendió una bendición nupcial a las parejas en una unión civil en aquellas provincias donde tales uniones existían La bendición de las uniones civiles constituye una categoría distinta para la cual un fundamento teológico necesitaría identificar en qué sentido esas uniones difieren del matrimonio y cómo tales uniones se pueden entender como un medio de participar en los propósitos creativos, redentores y santificadores de Dios.

Estas distinciones entre el matrimonio, la bendición de un matrimonio civil y la bendición de una unión, son un paso preliminar para la discusión y el desarrollo de una postura coherente de la Iglesia Anglicana de Canadá.

© 2018 The General Synod of the Anglican Church of Canada 80 Hayden Street • Toronto, Ontario • M4Y 3G2 • (416) 924-9192

Site managed by the Anglican Church of Canada Web Team

Entradas destacadas
Entradas recientes