15 Jul 2020

22 Jun 2020

Please reload

Entradas recientes

TODO EMPEZÓ EN SEMANA SANTA

4 Apr 2020

1/10
Please reload

Entradas destacadas

Ser Cristiano hoy

 

 

 

 

 

 

Ser cristiano hoy es ser un rebelde. Ser Cristiano hoy supone poseer un mínimo de creatividad con la que poder  al menos intentar negociar  la armonía entre el mundo, lo que pertenece al Cesar, y Dios. Ser cristiano hoy es, quizás, mirar mas allá de las diferencias confesionales y ver a la Iglesia como una sola expresión del Cuerpo de Cristo y entender que las distintas denominaciones son solo componentes un tanto diferentes de la misma cosa. Ser cristiano hoy es enfrentarse al martirio benigno de la indiferencia o en algunos casos de la burla y del desprecio. Ser cristiano hoy es mirar hacia delante sin olvidar el pasado y la tradición -dicen los cristianos Ortodoxos que el hombre está hecho a imagen y semejanza de Dios pero que lo contrario no es cierto.

 

Creo que ser cristiano hoy, en esta época tan materialista y ajetreada donde el tiempo es una comodidad preciosa, implica entender que Dios es amor y que el amor debe ser por necesidad una fuerza de origen divino, testimonio constante de la presencia de Dios en nuestras vidas.

 

Creo que ser cristiano hoy, en esta época tan materialista y ajetreada donde el tiempo es una comodidad preciosa, implica entender que Dios es amor y que el amor debe ser por necesidad una fuerza de origen divino, testimonio constante de la presencia de Dios en nuestras vidas. Ser cristiano hoy es procurar  poseer una  vida interior y una espiritualidad y por lo tanto orar y meditar son , a mi ver, practicas esenciales para todo cristiano como también lo es leer las Sagradas Escrituras pero esto último debe hacerse como si estuviera uno en clase de literatura, sabiendo interpretar el texto a través del lenguaje de la figura literaria y teniendo siempre presente que Dios es amor y que la mayor parte de las enseñanzas de Cristo en el Nuevo Testamento se centran en el amor a los demás y en especial a los pobres y marginados.  Ser cristiano hoy es como poco respetar a toda persona de otro color, ideología, sexualidad y religión que difieran de la nuestra sin excepciones. En un mundo ideal  deberíamos ir más allá del respeto y amar a todas estas personas. Ser cristiano no es adaptar religión a la cultura humana sino ser capaces de tirar por la borda siglos de bagaje cultural que hoy día es totalmente irrelevante como marginar a gente del colectivo LGBT por poner un ejemplo muy relevante.

 

Ser cristiano hoy es también vivir con conciencia medio ambiental y entender que el Dios que nos ha dado vida también le ha dado la vida a los animales y las plantas y que el hecho de que nosotros hemos sido hechos a la imagen y semejanza de Dios y los animales y las plantas no nos hace aún más responsables del planeta que habitamos porque si estamos esperando que un colibrí y un tubérculo resuelvan los serios problemas medio ambientales que hemos causado me parece que vamos a estar esperando un buen rato. Ser cristiano supone aceptar a Cristo como nuestro Salvador frase que produciría sarpullidos en mis viejos amigos de juerga de la juventud si me oyeran decirlo porque suena a fundamentalismo y a atentado contra la razón y sin embargo solo es necesario comprender que el Reino de los Cielos esta aquí y ahora, y que ‘ser salvado’ no es la acción pasiva de un mojigato puritano sino alcanzar como poco la paz en esta vida, en este mundo, lo que llevado a extremos es llamado por los cristianos ortodoxos  teosis y por los místicos Españoles la vía unitiva. Ser salvado es dejar de ser un prisionero del sistema, dejar de ser un muerto viviente que busca saciar su hambre inagotable de cosas y objetos  en los grandes almacenes y en las posesiones materiales. Ser cristiano es saber que Dios existe y que con esfuerzo es posible conocerle.

 

Pero ser cristiano es también ir contracorriente y poner en tela de juicio los excesos de la posmodernidad y aunque la razón es importante posee sus limitaciones. Aceptamos que existe la Trinidad como acto de fe y como Misterio insondable. Ser cristiano es entender que la fe es otra manera de conocer, otro instrumento epistemológico a nuestra disposición y que no tiene por qué haber nunca conflicto entre la religión y la ciencia y que ambas disciplinas deben complementarse. Isaac Newton escribió muchísimo sobre la alquimia– tanto o más que sobre ciencia- porque en su época la ciencia y otras disciplinas no tenían que estar necesariamente en pugna. Ser cristiano es mirar hacia delante sin perder de vista el pasado teniendo en cuenta que el tiempo tal y como nosotros lo entendemos desde nuestra mortal humanidad no es la manera en la que Dios lo entiende. 

 

William Blake lo explica mucho mejor de lo que podría aspirar a explicarlo yo:

 

"Para ver el mundo en un grano de arena,
Y el Cielo en una flor silvestre,
Abarca el infinito en la palma de tu mano
Y la eternidad en una hora.

Aquel que se liga a una alegría
Hace esfumar el fluir de la vida;
Aquél quien besa la joya cuando esta cruza su camino
Vive en el amanecer de la eternidad"

 

 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

Síguenos