Oraciones por Ucrania, por Tish Harrison Warren







Traducido por Escritorio Anglicano y publicado benévolamente, sin interés comercial.

https://www.nytimes.com/2022/03/13/opinion/ucrania-guerra-oraciones.html



Cómo en todo el mundo están orando por Ucrania



13 de marzo de 2022


Cada mañana durante las últimas semanas, me he despertado con las voces alegres de mis hijos. Los llevé a la escuela y a sus actividades diarias, serví una taza de té verde y me senté a orar por Ucrania.


Mientras rezo, las imágenes llenan mi mente: fotos que he visto de tanques entrando en ciudades, de un hombre ucraniano llorando por su hijo moribundo, de madres y bebés hacinados en estaciones de metro, del funeral de un soldado ucraniano. El contraste entre mi hogar seguro y la guerra que se desarrolla a 6,000 millas de distancia es abrumador. Me siento impotente. Es poco lo que la gente común puede hacer aquí, además de donar dinero y orar.




Pero creo que la oración es realmente poderosa, a menudo en formas que no podemos explicar. La guerra, sea lo que sea, es espiritualmente oscura, incluso demoníaca. Desde los primeros días de la invasión rusa, personas e instituciones religiosas de todo el mundo han respondido con la oración. Las oraciones y los salmos escritos pueden ser un salvavidas, ayudándonos a orar cuando nuestras propias palabras, e incluso nuestra propia fe, fallan.


La semana pasada les pedí que compartieran las oraciones que ofrecieron por Ucrania. Recibimos cientos de hermosas respuestas. Fue una experiencia profunda leer tantas oraciones de personas de todo el mundo y de diversas religiones. A menudo se sentía íntimo y tierno, como si me estuvieras permitiendo leer tu diario o correo privado. Gracias por ese privilegio. Me gustaría poder compartir todas las respuestas, aunque confío en que Dios ha escuchado cada una.




Estas son algunas de las formas en que los lectores están orando.


Dustin Valero en California escribió que usa el libro de oraciones de su tradición. Reza “por los ucranianos, incluida la iglesia en Ucrania”, para que tengan “una profunda determinación y un profundo sentido de unión en medio del trauma”.


Explicó: “Cuando oro específicamente por la iglesia en Ucrania, mientras oro a través de este libro de oración comunal, me siento conectado con el cuerpo global de creyentes. Su sufrimiento es mi sufrimiento. Sus preocupaciones son mis preocupaciones. Los considero los pacificadores que pueden impulsar el amor y la fe en medio de esta oscuridad. Sé que mi lugar seguro en el sofá es muy diferente de su realidad vivida. Lucho contra la apatía y la distracción en mi día a día, y esta oración mantiene el sufrimiento y la esperanza más al frente.”


Sam Rood en Brooklyn escribió: “Mis compañeros de trabajo en Odessa han estado orando para que ‘un temor sagrado’ caiga sobre los soldados rusos y tengan un deseo abrumador de volver a casa. He adoptado esa oración”.

Continuó: “Mis hermanos y hermanas ucranianos entienden que los soldados rusos no son su verdadero enemigo. Su deseo no es que sufran o mueran sino que regresen a casa y puedan vivir todos en paz. Aunque pelear e incluso matar puede ser necesario, recordamos nuestra humanidad común y nuestra necesidad compartida de paz”.


El reverendo canónigo Patrick Genereux de Iowa escribió: “Al reflexionar sobre Ucrania, empiezo por tener en cuenta el asesinato y el caos que nosotros, los EE. UU., infligimos en Vietnam, Irak, Yemen, Afganistán y cualquier otro lugar del mundo, simplemente como lo están haciendo los rusos en Ucrania. Rezo por el perdón de estas personas por lo que les hemos hecho. Rezo por la iglesia en su bendición de guerra por temor a represalias. Rezo para ser perdonado por mi parte en estos pecados como sacerdote y en un momento como miembro de las fuerzas armadas”.

También escribió: “Mis oraciones se centran en todos aquellos cuyas vidas cambiarán para siempre: ucranianos, rusos, europeos y, al final, todos nosotros. Rezo por las víctimas más inocentes de todas las guerras, los niños”.

Muchos lectores dijeron que están orando para que Putin se arrepienta de sus acciones y se aleje de la guerra.


Aquí hay un extracto de una oración de Pamela Thacher en Nueva York: “Dios, por favor permite que Putin rechace su sed de guerra, castigo y codicia, y cualquiera que sea el objetivo que tenía para su guerra, déjalo perseguirlo por otros medios. Rezo por sus líderes, por supuesto, y especialmente por el extraordinario presidente Zelensky”.


Ella continuó, con hermosa especificidad: “Rezo por los humanos, las mascotas, los caballos, las vacas, las granjas, los campos, los ríos, la tierra misma de Ucrania”.


La mayor respuesta de los lectores fue que recurren a los salmos para orar. Me encuentro haciéndolo también. Cada día, he rezado el Salmo 7: 14-16 con la invasión de Ucrania en mente: “El que está preñado de mal, concibe problemas y da a luz desilusión. El que cava un hoyo y lo saca, cae en el hoyo que han hecho. El problema que causan retrocede sobre ellos; sus


Brendan Payne de Carolina del Sur escribió: “Simplemente leyendo los salmos en el orden del leccionario anglicano, cada salmo parece relevante para Ucrania. Orar para que Dios reivindique a los inocentes y castigue a los malvados debe resonar en los civiles y soldados ucranianos todos los días. Los tiempos de crisis dan vida a esas antiguas canciones”.


Continuó: “El verdadero enemigo aquí no es Rusia, ni siquiera Putin, sino el mal espiritual, que hasta cierto punto infecta todos los corazones humanos, incluido el mío. Eso me mueve a lamentar cada pérdida de vidas en esta guerra viciosa. Y, aunque no puedo hacer mucho directamente por Ucrania, cada día considero más cómo podría buscar el bien de mis vecinos a mi alrededor. Y eso es un trabajo duro, mucho más difícil que la indignación farisaica ante los males evidentes que actúan en el mundo”.


Los lectores dijeron que están rezando muchos salmos diferentes, y los más comunes mencionados fueron los Salmos 23, 91 y 46. Muchos lectores me dijeron que están rezando el Salmo 31, que se ha convertido en un grito de guerra mundial para Ucrania.


Sherri Ellington en Zambia dijo que está orando “Salmo 31 porque he oído que actualmente es importante para los ucranianos. Mi familia lo ha leído al comienzo de nuestra oración de la cena como una oración de solidaridad”.


La Sociedad Bíblica ha publicado un video conmovedor de ucranianos rezando el Salmo 31, algunos desde sótanos y refugios antiaéreos. Comienza:


En ti, Señor, es mi refugio; que nunca me avergüence; líbrame en tu justicia. Vuelve a mí tu oído, ven pronto a mi rescate; sé mi roca, una fortaleza fuerte para salvarme. Puesto que tú eres mi roca y mi fortaleza, por amor de tu nombre guíame y guíame. Líbrame de la trampa que me han tendido, porque tú eres mi refugio. En tus manos encomiendo mi espíritu; líbrame, Señor, mi Dios fiel.


Cerraré con una oración que ofreció una mujer después de ser evacuada de Ucrania. Ella ha pedido que se oculte su nombre. Su esposo es un pastor ucraniano y señaló que su familia se encuentra actualmente en territorio ocupado y no puede tener contacto con ellos.


Ella escribió:

Padre-Dios, que los dedos de los atacantes se congelen; que dejen caer cosas; que no vean claro; que su equipo no funcione correctamente; que experimenten una desesperanza abrumadora, un cansancio enorme y una pérdida total de cualquier deseo de luchar; que se rompa su comunicación; que haya confusión. Llévalos a rendirse. Estirar los kilómetros que tienen ante ellos en interminables kilómetros de no avance. Elimine su liderazgo y reemplácelos con personas que tomen decisiones que reflejen su temor.


Oh, Dios, infunde a los defensores con increíbles oleadas de renovado estado de alerta, fuerza, esperanza y coraje. Inspirar a los que quieren ayudar. Muéstreles ideas específicas y efectivas. Muévelos de forma rápida y segura.

Lo peor está por venir, Señor, si no lo detienes. Pero por favor, no hay paz donde no hay paz. Pedimos paz unida a la justicia y la verdad.



Dios de todo consuelo, hazte presente físicamente con todas las madres, padres, abuelos e hijos que se esconden, oyen, huelen, soportan. Caliéntelos; llénalos de comida; dadles agua, baños, comunicación con sus seres queridos, el Evangelio, esperanza en vosotros.


Nos arrepentimos de hacer ídolos de líderes políticos y medios de comunicación. Perdónanos por querer que sean nuestros dioses y salvadores. Perdónanos por ser irrazonables, por no querer admitir tanto lo bueno como lo malo en todos nuestros líderes. Es este espíritu el que nos lleva a los dictadores porque abandonamos la responsabilidad y la razón. Confesamos las semillas de la guerra que viven en nuestros propios corazones.

Humillamos nuestros corazones, nuestros cuerpos. Te pedimos misericordia. Gracias porque amas la misericordia y tienes todo el poder.


Gracias por estas oraciones. Rezo con vosotros.



.

Tish Harrison Warren (@Tish_H_Warren) es sacerdote de la Iglesia Anglicana en América del Norte y autor de "Oración en la noche: para los que trabajan, miran o lloran".


Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square