Kierkegaard & Spirituality : la responsabilidad como significado de la existencia humana




C. S. EVANS es uno de los eruditos más destacados de Kierkegaard, pero hay muchos eruditos y muchos libros académicos. Este volumen, sin embargo, es excepcional. ¿Qué hace que este libro sea distintivo? Para empezar, Evans realmente comprende a Kierkegaard a un nivel profundo; y esto no es un logro insignificante. No para él las ideas simplistas de Kierkegaard como abogar por un "acto de fe" o ser el "padre del existencialismo".


Evans muestra a Kierkegaard como un profundo escritor cristiano que busca mostrar la verdad existencial de la religión y el cristianismo para cada ser humano, así como el desafío que esto presenta. Su tarea es mostrar que Kierkegaard es un escritor espiritual.


“Espiritualidad” es una palabra muy usada hoy en día. y pocas personas identifican a Kierkegaard con la espiritualidad; pero Evans muestra que la espiritualidad y la importancia de una relación con Dios, el Absoluto, el Eterno (como quiera que se lo describa), está en el centro del ser humano. De hecho, la tarea de Kierkegaard es realmente mostrar lo que significa ser un individuo, lo que significa vivir una vida plena. Evans muestra que, para Kierkegaard, la espiritualidad siempre es relacional. La pregunta clave para Kierkegaard es con qué se relaciona cada persona, porque en esas relaciones refleja absolutamente qué tipo de ser humano es una persona.


Una persona que es relacional en términos de bienes finitos, ya sean dinero, sexo, poder, reputación, nacionalidad, política o esposa y familia, no trasciende en el mejor de los casos su finita humanidad. Se definen a sí mismos en términos de otros bienes finitos.


Sólo la persona que está genuinamente en relación con Dios, que busca vivir “coram deo” puede acercarse a la espiritualidad genuina. Nadie que lea el libro de Evans podría estar contento con el cristianismo social que se encuentra en las iglesias y catedrales de este país y del mundo. Para Kierkegaard, la manifestación externa del cristianismo es un barniz. Las iglesias pueden -o, como deja claro Kierkegaard, frecuentemente no - ayudar a desarrollar la relación con Dios, pero es esto lo decisivo, y todo lo demás queda en segundo lugar.


Esta relación con Dios exige acción en el mundo y una transformación del individuo. Esto, para Kierkegaard, conducirá a un inevitable sufrimiento y culpa, porque nadie está a la altura de la demanda, y tratar de vivir de esta manera traerá oposición. Requiere un compromiso total que es desafiante pero liberador. Trae aparente fracaso y, a menudo, rechazo mundano y, sin embargo, esperanza y confianza, porque nada puede separar al individuo de una vida verdaderamente basada en Dios.


He pasado tres décadas dando conferencias sobre Kierkegaard en la Universidad de Londres y siempre alenté a los estudiantes a leer directamente al Sören Kierkegarrad y no, al menos hasta el final de su estudio, a los comentaristas. Si este volumen hubiera existido entonces, habría cambiado de posición. Muy recomendado.


Reseña del l Dr. Peter Vardy: ex subdirector de Heythrop College, Universidad de Londres.


Kierkegaard y la espiritualidad: la responsabilidad como significado de la existencia humana C. S. Evans Eerdmans 19,99 € (978-0-8028-7286-9) Librería Church Times £ 18


Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 IGO




Entradas destacadas
Entradas recientes