El Proceso de Ordenación Anglicano: Una Guía para novatos, por el Rev. P. Duane Miller











¿Así que estás pensando en el ministerio ordenado en esta o aquella comunidad anglicana. ?


(Si necesitas orientación sobre la pregunta, consulta este artículo).


Tal vez ya estás ordenado en alguna otra denominación. Tal vez has estado sirviendo en el ministerio durante años, pero como laico (esa fue mi experiencia).


¿Cuáles son algunas de las pautas generales y cosas a tener en cuenta al comenzar a explorar esta posibilidad de futuro?


Ese es el propósito de este artículo: darte algunas ideas generales.


Como siempre, una advertencia: hay muchas formas de ser anglicano, por lo que algunos de estos puntos pudieran aplicarse a ti más que otros. De hecho, es posible que descubras que tu propia experiencia va en contra de algunos de estos puntos, lo cual es justo. Todo lo que puedo decirte es que esto es el resultado de 15 años sirviendo en el ministerio anglicano, así como la interacción con anglicanos de más de una docena de provincias.


Así que dicho esto, aquí tienes la guía de un novato para la ordenación:










1. La ordenación anglicana generalmente comienza con tu párroco (pastor local).


El párroco es la persona que normalmente actúa como mediador entre la parroquia (congregación local) y el obispo. Algunos feligreses conocen bien al obispo y simplemente le envían un mensaje instantáneo o un correo electrónico, pero esa no es la norma. Es el sacerdote probablemente quien habla con el obispo y el gobierno diocesano normalmente, ya sea que eso signifique servir en algún comité o presentar informes o planificar visitas episcopales.


Muchos obispos que reciben correos electrónicos o llamadas sobre una posible ordenación remitirán de manera instintiva a un investigador a tu sacerdote. Esto tiene sentido: la mayoría de las personas que son ordenadas funcionarán como pastores de algún tipo. Entonces, si tu pastor anglicano no te conoce y no puede recomendarte al obispo, que es el pastor de la diócesis, ese no es un buen lugar para comenzar.

En pocas palabras: si tienes curiosidad sobre el proceso de ordenación, ¡busca un pastor anglicano local con quien hablar!


2. Ten claro por qué sientes el llamado a recibir órdenes anglicanas.


No puedo decirte cuántas veces me hicieron la pregunta: ¿por qué estás sintiendo un llamado al ministerio ordenado? Ya tenía un doctorado en divinidad y una década de ministerio a tiempo completo, sin embargo, me lo preguntaron muchas veces. Se volvió exasperante, pero mirando en retrospectiva, ahora puedo entenderlo.

Y es que puede haber muchas malas razones para buscar la ordenación: poder, control, estima, reputación, pensar que esto te acercará a Dios (lo hará y no lo hará, un artículo diferente allí), etc.

Merece la pena preguntarse: ¿qué podría hacer como ministro ordenado que no pueda hacer como ministro laico? ¿Te encanta enseñar, evangelizar y aconsejar?

En realidad, no es necesario ser ordenado para ejercer esos ministerios. Muchas diócesis tienen el diaconado permanente, por lo que tal vez debieras considerar si te sientes llamado al diaconado en lugar del sacerdocio. Personalmente me sentí llamado al episcopado desde el principio. (Eso es una broma).


3. Sé paciente y humilde.


En serio, es posible que tengas un obispo que realmente quiera ordenarte, pero a menudo hay limitaciones de tiempo y normas de la iglesia que no se pueden apresurar.

Mi experiencia fue que tuve que hacer prácticas no remuneradas en un complejo para personas sin hogar y medio año de capellanía (Educación Pastoral Clínica) en un hospital infantil. Una vez más, todo eso después de diez años de ministerio y con un doctorado en Divinidad.

Siendo honesto, parecía un poco humillante. Pero en palabras de TS Eliot, "la humildad es infinita". O de la Madre Teresa: "La única manera de aprender humildad es siendo humillada".

Mirando atrás, esas experiencias en el Hospital de Niños, ayudando a una niña pequeña a decir su primera oración, de estar con la madre de un joven que había intentado suicidarse y nunca volvería a ser consciente, no las cambiaría por nada.

Sé paciente. Sé humilde. Es posible que ya tengas un fantástico M.Div., pero te pedirán que realices algunas (o muchas) clases de estudios anglicanos. Podría pasar que te pidan que hagas algunos cursos en línea en cosas que estás seguro de que ya sabes o que te pongan bajo la supervisión de personas que, pienses, tienen menos experiencia que tú.

Con toda honestidad, si no puedes lidiar con la humillación, no deberías ser sacerdote e, incluso si llegas a ser ordenado, no serás bueno. Os hablo con total honestidad desde mi experiencia.


4. Conoce los comités.


Si bien todas las diócesis anglicanas tienen su propia cultura y procedimientos, existe una alta probabilidad de que necesites reunirte o ser entrevistado por lo menos con una comisión o comité.

La gente te hará preguntas que puedes encontrar extrañas, inútiles o invasivas. Adivina qué, esas son las mismas personas que podrían ser tus feligreses algún día, o personas parecidas a ellos.

Trabaja con estos grupos. Aprende de ellos. Aprender sobre la cultura de tu parroquia o misión; aprende sobre la cultura de la diócesis. ¿Hay valores particulares o palabras o temas que resurgen? Ya sea que te ordenes o no, todo esto puede ayudarte a estar mejor informado sobre tu iglesia regional y ayudarte a ser un mejor siervo y una voz más fuerte en esa comunidad.





5. La diócesis es el verdadero centro.


Una vez escuché a un clérigo de alto rango decir que la mayoría de los anglicanos viven como congregacionalistas. Creo que lo que quería decir era que el funcionamiento diario de su parroquia tenía poco que ver con la diócesis ( y más con la congregación parroquial)

Esto puede ser a menudo cierto, pero el discernimiento es una exposición al mundo de la mecánica subyacente y oculta de la vida diocesana. ¡Eso es algo bueno! Si más tarde eres ordenado, te convertirás en un engranaje en esa maquinaria. Algunos sacerdotes casi no juegan ningún papel en la vida de la diócesis más allá de su congregación, otros son enormemente influyentes, pero la verdad es que, una vez que eres ordenado, eres parte integrante de la diócesis.

Eso significa más de lo que podría parecer obvio: tu hogar principal es la diócesis, no la parroquia o la provincia.

También significa que, si bien tu diócesis puede pertenecer a una provincia (ACNA, TEC, lo que sea), si tu diócesis se va, por defecto y a menos que decidas claramente lo contrario, tu también te vas. Eso no sucede a menudo, pero puede suceder.

También significa que mientras tu ordenación es reconocida como válida por (probablemente) la Comunión Anglicana y / o la Conferencia Global del Futuro Anglicano (GAFCON), técnicamente no puedes operar como sacerdote fuera de tu diócesis sin antes solicitar el permiso del obispo ordinario de la diócesis. Si te mudas a otra ciudad en otra diócesis, tu ex obispo y tu (potencial) nuevo obispo deberán trabajar en conjunto para otorgarte el permiso para poder oficiar en la nueva ciudad o pueblo.

Eso es mucho tecnicismo, y parte de él se ignora hoy, pero es lo que es. Representa una aspiración a una plenitud/santidad (misma raíz). Pero al final, la diócesis es el nuevo hogar de la persona ordenada, no la parroquia o la provincia o la comunión global. Los primados y arzobispos no son más que obispos con ciertas prerrogativas administrativas. La Biblia reconoce a los obispos, que son pastores de la iglesia o diócesis local.





6. Ten un plan claro.


Pero… ¡Basta de teoría técnica canónica! A medida que progresas, alguien te preguntará: "¿Qué querrías hacer si fueras ordenado?"

Tal vez realmente sientas que te pondrás completa y totalmente a merced de tu obispo porque estás saliendo con fe. Ese tipo de fe bien puede ser deseable, pero algunos obispos y comités también están buscando el pragmatismo, el arte de lo real.

Por lo tanto, prepara una declaración de la siguiente manera: "Me gustaría continuar mi trabajo con [lo que sea, que proporciona un salario] mientras ayudo con el ministerio de [lo que sea], fortaleciendo y enfocándome en nuestro trabajo entre [quien sea]". Y luego puedes agregar: "Pero también estoy abierto a considerar cualquier otra necesidad del ministerio". Se da por hecho que tienes que ser sincero en tu exposición, por supuesto.




7. Aprende el vocabulario.


Un punto menor, pero digno de mencionarse. Nosotros, los anglicanos, tenemos todo tipo de palabras elegantes que nos gusta usar. ("¿Dónde en nombre de los Santos Mártires de Córdoba están los purificadores? ¡Consígueme el subdecano y el sacristán!")


Pero con toda solemnidad, tenemos todo un vocabulario para este tema de la ordenación. No se usa de la misma manera en todas partes, asegúrate entonces de tener una idea de las definiciones de las siguientes palabras:

  • Discernimiento: es el proceso individual y comunitario de evaluar el llamado a la ordenación.

  • Aspirante: "es una persona que busca la ordenación como diácono o sacerdote, o una persona que desea ser admitida en una orden religiosa. Cuando un aspirante ha recibido la aprobación de la diócesis para comenzar el seminario u otra capacitación requerida, él o ella se convierte en un postulante".

  • Postulante: "Aquel que pone a prueba una vocación como la vocación a un ministerio ordenado o a la vida religiosa. Los postulantes para las órdenes sagradas buscan la ordenación como diácono o sacerdote. La duración del postulantado puede variar. El postulantado es un tiempo inicial de preparación y prueba para el ministerio ordenado".

  • Ordenando: "Aquel que es ordenado en la ordenación de un obispo, sacerdote o diácono".

  • Cura:"un miembro del clero que sirve como asistente (como a un rector) en una parroquia".


8. Pon tus papeles en orden.


Sí, de la misma manera que al bajar del avión pasas por el control de pasaportes y aduanas. Tendrás que realizar esto más temprano que tarde.

  • ¿Has sido bautizado? Tener un certificado.

  • ¿Confirmado? De la misma manera.

  • ¿Ordenado en una denominación u otra? Lo mismo.

Hasta qué punto estas cosas serán reconocidas por tu diócesis, hasta qué punto alguien se preocupará por ellas, eso cambia de diócesis a diócesis y de un comité a otro. Pero puedo deciros que son una muestra de transparencia y responsabilidad.

En nuestro ministerio, tuve que encontrar el Certificado de Bautismo de esa iglesia luterana en Montana donde fui bautizado. Del mismo modo, Sharon tuvo que solicitar uno a su antigua iglesia de la Alianza Cristiana y Misionera (CMA) en Hawái. Esa fue una solicitud legítima de un clérigo que estaba tratando de hacer su trabajo.

Reemplazar dichos documentos puede llevar tiempo, por lo que es mejor que comiences lo más pronto posible. Y lo mismo ocurre con las transcripciones académicas.





9. ¿Por qué dejas tu denominación?


Si esto no es tu caso, sáltetelo. Pero en realidad, es bueno que lo leas porque algún día podrías hablar con alguien a quien sí se aplique.

No se trata de ser político. ¿Por qué dejas tu denominación por el anglicanismo? ¿Realmente te atrae una visión más completa y profunda del ministerio dentro del desordenado y hermoso mundo del cristianismo anglicano? ¿Por qué? La preocupación es la misma que la de las personas que dejaron una congregación vecina para unirse a la tuya.

  • ¿Tienes un motivo sincero y nace de una llamada genuina al ministerio dentro de la iglesia católica (universal) y apostólica?

  • ¿O surge de la frustración con tu antiguo supervisor o jefe?

  • ¿No trabajaste bien en equipo?

  • Cualesquiera que fueran los problemas o cuestiones, ¿resurgirán en el ministerio anglicano?




10. Ayuda a tu obispo.


Al final, tu obispo es el sacerdote responsable de la supervisión de la diócesis. Los obispos suelen tener muchas cosas en la cabeza. A los obispos, como a cualquier alto cargo, imagino, les encanta tener personas competentes y confiables que les ayuden y trabajen bajo sus órdenes.

¿Conoces la visión de tu obispo para su diócesis? Es muy posible que haya hablado de ello en un sínodo o consejo reciente o conferencia diocesana o boletín informativo. Conócelo.

¿Cómo podrías ser parte de ella? ¿Cómo podrías ayudar a tu pastor principal a cumplir con ese sentido de llamamiento? Conoce su visión, aprende cómo puedes ser parte de ella y dígaselo.



Conclusión


Sin duda, faltan cosas. Pero espero que esto te pueda ayudar como una guía inicial y humilde para novatos aspirantes a la ordenación.


Habrá comités y comisiones. Habrá papeleo y certificados y transcripciones. Las cosas a menudo comenzarán con el párroco. Prepárate para ciertas preguntas. Ten un plan para proponer. Sé paciente. Sé humilde. Recomienda todo el asunto a las manos misericordiosas de Dios y ora por todos los involucrados.

Y, en última instancia, debes creer, o al menos tratar de creer, que este es un verdadero discernimiento comunitario de si Dios te ha llamado al ministerio de las órdenes sagradas.





Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square