Domingo de cuidados maternales, por Cally Hammond



18 DE MARZO DE 2022

27 de marzo, Éxodo 2.1-10; Salmo 34.11-20 o Salmo 127.1-4; 2 Cor 1,3-7 o Colosenses 3,12-17; Lucas 2.33-35 o Juan 19.25-27


Traducido benévolamente por Escritorio Anglicano, de Church Times, y publicado sin interés comercial.


Pronto VOLVEREMOS a escuchar el Evangelio de hoy, cuando la Semana Santa nos despliega una vez más la Pasión. El ministerio activo de Jesús, tres años en los que estuvo acompañado de muchos discípulos, tanto hombres como mujeres, ha terminado. Por lo general, los hombres estaban al frente: discutiendo con Jesús y siendo enseñados, enviados o reprendidos por él.


El único seguidor masculino que se menciona allí al pie de la cruz es el discípulo amado. Algunos eruditos cuestionan esto, dado que ninguno de los evangelios sinópticos registra la presencia de ningún discípulo masculino. Es posible, sin embargo, que el cuarto Evangelio provenga de una comunidad que conservó el recuerdo de la Pasión del discípulo Juan: naturalmente, vio los acontecimientos desde su propio ángulo particular.


En los cuatro Evangelios, varias mujeres vigilan de cerca a Jesús en sus últimas horas. Pero el evangelista Juan atrae nuestra mirada hacia María su madre, que no sólo ve sufrir terriblemente a su hijo, sino que sabe que podría haber sido diferente, si hubiera elegido la autonomía en lugar de la obediencia.





La situación de ambos es sufriente. Si bien soportar el sufrimiento es doloroso, no es tan doloroso como ver el sufrimiento de alguien a quien amas sin poder ayudarlo, como María. La situación de Jesús es aún más angustiosa; porque tiene que mirar el sufrimiento de María, sabiendo que podría haber elegido detenerlo, y que al negarse a evitar su llamamiento estaba agravando su dolor.


Muchas relaciones humanas terminan enredadas por necesidades sin respuesta, incluso si las consecuencias son puramente personales. Una cosa que nos ayuda a formar relaciones cercanas es el sentido de comprensión y aprecio mutuos. Pero, para la mayoría de nosotros, ese sentido es siempre limitado. Cuando se pone a prueba la relación, nuestros anhelos tácitos pueden pasar desapercibidos para nuestro amado. Eso puede conducir a la desilusión.


Cuando Pablo escribe a los Corintios: “así como abundan en nosotros los sufrimientos de Cristo, así abunda también por Cristo nuestra consolación”, está describiendo su propio ministerio de perseverancia. Los sufrimientos de Cristo se han convertido, en Pablo, en sufrimientos por Cristo. Esta conexión entre el cristiano y el Señor es directa, sin mediación. Nuestros sufrimientos son suyos, y nuestro consuelo es él.


Pablo afirma este hecho con una sencillez que no deja dudas: esta fue su experiencia vivida de Cristo, no “simplemente” su interpretación intelectual de Cristo. Es una realidad que todo cristiano puede recibir igualmente. En el v.7, Pablo revela esta cadena de consolación que une a los cristianos, pasados, presentes y futuros: “sabemos que así como vosotros sois partícipes de nuestros sufrimientos, así también sois partícipes de nuestra consolación”.


Esa convicción mística de que no estamos solos, abandonados y desamparados en nuestros sufrimientos puede ser algo más allá del poder de las palabras para representar. Sin embargo, la realidad vivida es justificadamente parte de nuestra evidencia del hecho de que Cristo consuela a los que sufren. Esto no es ni ilusión ni fantasía.


Éxodo 2 prefigura la escena del Evangelio, pero de manera sorprendente. No es un hebreo el que ofrece la compasión divina, sino un egipcio. De no haber sido por el tierno corazón de esa princesa egipcia, Moisés no habría crecido para ser un profeta y legislador para su pueblo. Su propia hermana también desempeñó un papel clave y, al igual que las mujeres en los relatos sinópticos de la Pasión, ella también "se mantuvo a distancia".


“En el pensamiento joánico, el discípulo amado puede simbolizar al cristiano”. Eso dice el comentarista bíblico Raymond Brown. Si recordamos estar atentos a esa idea en el cuarto Evangelio, este episodio de la Pasión puede ser interpretado de nuevo, convirtiéndose en una dirección para toda vida cristiana. El Cristo moribundo nos ordena que tratemos a los vulnerables (en cuya categoría la viuda y el huérfano son arquetipos bíblicos) como miembros de nuestra propia familia.


Al mismo tiempo, ordena a los vulnerables (una categoría que abarca a todo cristiano honesto) que hagan lo mismo con quienes se acercan a ellos. Aquí hay una lección de la Pasión para disuadirnos de fijarnos en el sufrimiento físico de Cristo y las complejidades teológicas de la expiación. Tal vez, si hubiera tenido el aliento y la fuerza suficiente para enfatizar el significado de su mandato en los vv. 26-27, habría puesto sus ojos en nosotros y dicho: “Ve y haz lo mismo”.



Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square