La Mision Cristiana entre musulmanes capitulos 3 y 4




3. EN DAR AL ISLAM



En el curso de la preparación de la investigación y los antecedentes de este artículo contacté a unos 20 colegas respetados y experimentados de diversas denominaciones con experiencia en el mundo musulmán. Les pedí su opinión sobre las preguntas de investigación de este documento. Un colega con experiencia en Egipto hizo el siguiente comentario:

A pesar de que el gigante del Islam parece estar en ascenso, está intentando por todos los medios ocultar las fisuras que se encuentran en sus cimientos subterráneos. El Islam no está totalmente preparado para lidiar con la democratización de sus sociedades donde es dominante debido a los efectos de las redes sociales, Internet y el intercambio de ideas. El mantra de control ya no satisface: "No haga preguntas, por lo tanto, algunos han perdido la fe", una función en la que los jóvenes pueden y desean hacer preguntas difíciles.[1]

En un nivel, esto es cierto. Los musulmanes están haciendo preguntas que antes no hicieron. Esto es parte de la dinámica que está llevando a algunos a decepcionarse con el Islam y buscar alternativas: el humanismo secular y el cristianismo evangélico son los dos principales destinos. Por otro lado, tengo poca confianza en aquellos que te interrogan para que realmente asuman el poder en el mundo musulmán. ¿Recuerdas la llamada primavera árabe en Egipto? La juventud liberal y amante de la libertad llenó la Plaza Tahriir en El Cairo. La esperanza estaba en el aire. Y cuál fue el resultado? La elección de Muhammad Morsi, que representa a la Hermandad Musulmana, uno de esos movimientos que se solía llamar "islamistas", pero que ahora se conoce como simplemente "reformados".

Esto nos dice algo sobre el futuro de la política en el mundo musulmán. Si bien muchas personas están cuestionando el Islam e incluso decepcionadas con el Islam, no tienen la disciplina para tomar el poder en ninguna parte. Y, predigo, nunca lo harán. El ADN del fundador no está con ellos.

Es en este contexto que debemos reflexionar sobre el futuro de la misión cristiana en el mundo del Islam. El mundo musulmán no se está volviendo más secular ni más libre, sino todo lo contrario. No obstante, hay iglesias incipientes en todo el mundo islámico en las que la mayoría de los creyentes provienen del Islam. (Algunas de ellas son incluso anglicanos.) Los cristianos que pertenecen a estas iglesias y participan en sus vidas enfrentan una serie de desafíos específicos:

Matrimonio para conversos: las complejidades relacionadas con el matrimonio y luego la crianza de los hijos son diferentes de un país a otro. En muchos países de mayoría musulmana hace imposible que un musulmán se convierta legalmente al cristianismo, lo que significa que su identidad legal siempre será islámica. Además, un hombre cristiano (es decir, de una familia legalmente reconocida como cristiana) no puede casarse con una conversa del Islam debido a la Sharia. Un hombre converso puede casarse con una mujer que es cristiana desde su nacimiento, pero entonces todos sus hijos serán legalmente musulmanes. La situación es inhumana e inmoral, pero es la realidad en gran parte del mundo de mayoría musulmana. ¿Cómo puede ayudar la iglesia local? ¿Qué sabiduría podemos aportar de las Escrituras a esta compleja situación?


Los hijos de los conversos: hemos visto la cosecha inicial en muchos lugares: Argelia, Irán, Turquía, Indonesia, Bangladesh. Debemos empezar a preguntar cómo tratar con los niños. Los adultos están acostumbrados a operar de diferentes maneras en diferentes contextos. Estamos acostumbrados a tener capas de identidad. Los niños no lo son. ¿Qué podemos decirle al niño que, por ley, es un musulmán y, sin embargo, es criado en su hogar como cristiano? Si asiste a una escuela pública (y a menos que sus padres sean ricos, así será), entonces sus maestros y compañeros de estudio lo tratarán como musulmán y tomará clases en el Islam mientras los niños cristianos (si los hay) son enviados a aprender de un sacerdote sobre la religión cristiana. ¿Qué orientación tiene la iglesia para este niño o sus padres?

Liberación: Al leer decenas de textos de conversos del Islam pude identificar lo que me pareció un tronco de la teología de la liberación. No es del tipo latinoamericano, que se ocupa de la economía, sino de una variedad que clama contra la injusticia de aquella Sharia que anula los derechos humanos de los ex-musulmanes y, como lo instruye la Sharia, los trata como si no-personas ¿Cómo puede unirse la Iglesia global con los ex-musulmanes cristianos que aún viven bajo lo que perciben como la sombra deshumanizadora de la Sharia? Y, en relación con nuestra sección anterior, ¿qué pueden aprender los cristianos en el Occidente a medida que su civilización moribunda decae y se reemplaza gradualmente por una sociedad islámica joven y fecunda?

Arrojando la herencia de Dhimmitude: en árabe islámico el nombre de un grupo no musulmán que vive bajo un gobernante musulmán es dhimmi. Se caracteriza por la humillación pública y se recuerda constantemente que los musulmanes son benevolentes y generosos para permitir que los no musulmanes continúen viviendo bajo el gobierno musulmán. Para ver ejemplos excelentes del comportamiento del dhimmi, vea cualquiera de las declaraciones de Bush, Obama, Merkel, Trudeau o Cameron (pero no Trump) sobre cuán maravilloso es el Islam y cuánto están endeudados los Estados Unidos, Alemania, Canadá y el Reino Unido a los musulmanes para enriquecer a aquellos países, y sus incesantes insistencias en que el Islam y el terror no tienen nada que ver entre sí. El propio Profeta—que reza Alá por el— suplica estar en desacuerdo, como hemos visto. Pero las iglesias indígenas en el mundo de mayoría musulmana deben desarmarse de esta herencia nefaria. Dhimmitude—o sea el estado de ser dhimmi—ha tenido un profundo impacto en la psicología de los cristianos en dar al Islam. Durante siglos esos cristianos no pudieron evangelizar o criticar el Islam; de hecho, ni siquiera pudieron enseñar a sus hijos sobre el Islam. Cada año los ancianos cristianos debían ser humillados públicamente en presencia de todos, ya que pagaban el jizya—el impuesto impuesto (sic) sobre la Gente del Libro. Las leyes de jure ya no están presentes en algunos países, pero la tradición de facto sigue vigente. Lo que se necesita es un movimiento a gran escala de renuncia pública al dhimmitude por parte de los cristianos, incluidos aquellos que se han convertido del Islam.




4. UN LUGAR PARA LOS ANGLICANOS


Entonces preguntemos, ¿hay algo único que los cristianos anglicanos tienen que aportar en las próximas décadas? Permítanme señalar también que gran parte de esto se aplica a nuestras hermanas y hermanos en las otras tradiciones magistrales de ese amontonamiento de movimientos de reforma que comenzaron en el siglo XVI. (Me refiero a presbiterianos y luteranos, entre otros).

Podemos ofrecer una comunidad mundial. Sí, sí, lo sé, la Comunión Anglicana en general está en una posición tenue. Pero todavía está aquí, allá y, si no en todas partes, en gran parte del mundo. Pertenecer a una comunidad global tiene un poder que trasciende simplemente pertenecer a esta o aquella congregación. El saber que, cada vez que visita una ciudad importante en cualquier parte del mundo, existe la posibilidad de que pueda adorar de la manera y la forma al que está acostumbrado, para algunas personas, si no para todas, es atractivo.

Podemos ofrecer una liturgia enraizada en la historia. Algunos ex-musulmanes están felices de eliminar todas las formas y liturgias, pero otros conservan el respeto por lo que llamamos liturgia y oración común. Para aquellos que sí conservan este apego, creo que los Anglicanos tienen mucho que ofrecer en la tradición de libros de oración. Aunque debo notar que algunos de nuestros libros de oraciones usados ​​en el mundo de mayoría musulmana necesitan ser actualizados. Y esto no por cambiar la teología per se, sino simplemente usar un lenguaje que la gente entiende hoy.

El anglicanismo tiene mucho que ofrecer en el nivel de los recursos de enseñanza. Innumerables cristianos de todo el mundo se han beneficiado de la apologética de C. S. Lewis, la beca bíblica de NT Wright y el Curso Alfa, por ejemplo. Incluso incluiría como recursos didácticos las muchas novelas de Madeleine L’Engle y la poesía de T. S. Eliot aquí. Y entonces espero que los pastores, misioneros y eruditos anglicanos puedan proporcionar algunos recursos de enseñanza esenciales no solo para el cuerpo precario conocido como la Comunión Anglicana, sino también para la Iglesia católica y apostólica que en su fragilidad desea proclamar el mensaje del evangelio.

Los musulmanes a menudo saben poco o nada sobre el cristianismo. Pero incluso a los musulmanes que no son devotos a menudo se les ha enseñado, desde una edad temprana, lo que “está mal” con el cristianismo. Por ejemplo, es ilógico decir que uno es un monoteísta mientras cree en Dios, pero también cree que Jesús es Dios, porque eso obviamente significa creer en dos deidades. O que es ilógico y contrario a la justicia pensar que una persona puede pagar la pena de otra persona, como hacen los cristianos en relación con la expiación. ¿Qué juez sabio permitiría a una persona justa ir a prisión en nombre de un criminal? Si nuestros tribunales funcionaran así, habría una gran revuelta, pero esta es la pieza central de nuestra teología. O considere la diferencia notoria entre Jesús y Muhammad, que Jesús fue pacífico y perdonador, mientras que Muhammad enseñó que el paraíso está a la sombra de las espadas. Sin embargo, parece que esta disposición de Jesús es solo temporal, porque, como contestó un amigo musulmán cuando le pregunté a cuántas personas había matado Jesús, "ninguna todavía, pero cuando regrese, ¡quién sabe a cuántos matará!".[2] Extiende fácilmente esta lista otras cinco páginas.

Sin embargo, la verdad es que muy pocos cristianos saben cómo responder incluso a las preguntas más básicas sobre la encarnación, la Trinidad o la expiación. Solo podría yo desear que a los niños cristianos de todo el mundo se les enseñaran algunas respuestas simples y ortodoxas a estas preguntas. Creo que el cristianismo anglicano tiene esa combinación pulcra de conocimiento bíblico e histórico, junto con la profundidad teológica y la gracia en la comunicación que se necesitan para proporcionar un recurso de este tipo. Un posible patrón aquí sería el breve catecismo en el Libro Americano de Oración Común (1979).

Pero seamos honestos: como anglicanos, en general, estamos fallando. En este momento en el capítulo, debes saber que me gusta llamar pala a espada. Les he dicho que se acostumbren al terrorismo y que el Occidente se encuentra en un estado de declive irreversible. Entonces, déjame decirte que el anglicanismo, como una rama de la Gran Tradición, no está haciendo mucho. Sí, hay algunas cosas que suceden en el África subsahariana, y algunos puestos de avanzada esperanzadores en otros lugares en dar al Islam. Pero casi todo el dinero que se gasta en la misión se destina a ayudar a los cristianos pobres. Eso nunca llevará a que los musulmanes pongan su fe en Cristo. Lo triste es que tenemos una forma histórica comprobada de equilibrar lo antiguo y lo contemporáneo, lo local y lo católico. Y así es como las misiones forman una diócesis, y esa diócesis encuentra nuevas o crece y se divide en nuevas. Cuando hay suficientes tenemos una nueva provincia. Si esa provincia crece lo suficiente, puede dividirse en más provincias.

Pero, ¿qué estamos haciendo en dar al Islam? Muy poco, resulta. Las excusas son innumerables: nuestras iglesias no reciben reconocimiento legal, no podemos construir nuevos edificios eclesiásticos, nuestro clero no obtiene visas para el clero, etc. Si el cristianismo anglicano carece de creatividad para abordar estos problemas rudimentarios, si puedo ser franco, merece morir.

También nos enfocamos demasiado en el concepto de diócesis socias. Esto tiende a ser infructuoso porque los lugares donde aún no se ha cumplido la gran comisión son lugares donde no hay diócesis, o si están allí, atienden a congregaciones no indígenas y rara vez desean compartir el Evangelio con los musulmanes locales.

Así que déjame poner la pelota en tu cancha: ¿qué vas a hacer? ¿Qué hará tu parroquia? ¿Qué vas a hacer como individuo? ¿Tú, como obispo, laico, diácono o presbítero? ¿Tú, como poseedor de riqueza? ¿Tú, como profesional con talentos valiosos? ¿Tú, como intercesor?


Esto lleva a cuatro desafíos prácticos para las iglesias en el Occidente:


Primero, los cristianos deben formular una respuesta a la islamización. Ya expliqué por qué no creo que descontinuar la inmigración musulmana sea posible. ¿Entonces es para ser resistido? Si es así, ¿a nivel político? No creo que esto sea viable porque al Islam se le confiere (incorrectamente) la protección propia de las religiones. ¿Debe aceptarse como un juicio sobre el Occidente, que es cómo muchos cristianos interpretaron el triunfo del imperialismo islámico en siglos anteriores? O tal vez sea cierto que, como no llevamos el Evangelio a los musulmanes, Dios nos ha traído a los musulmanes.


Segundo, los cristianos deben ser educados sobre el Islam y alentar a los cristianos a establecer relaciones centradas en Cristo con los musulmanes. Lo que sea posible en la arena política (y no soy optimista en absoluto), lo más frecuente es que estemos viendo a los musulmanes venir a Cristo en el contexto de las relaciones. Abu Daoud (2016) me anima a encontrar recursos prácticos y de calidad disponibles para individuos e iglesias como su libro Compartir a Jesús con los Musulmanes en los Estados Unidos[3] y la serie de DVD Viaje a Jesús: Construyendo amistades centradas en Cristo con los musulmanes (2014), ambas disponibles en línea. De Mark Durie encontramos La Libertad a los Cautivos es igualmente excepcional. (Observo que Abu Daoud y Durie son ambos anglicanos).


El tercer desafío es brindar atención pastoral y catequesis a los buscadores y conversos. Esto es especialmente grave en partes de Europa donde algunos refugiados han buscado una nueva fe. Como se señaló anteriormente, muchos musulmanes están haciendo preguntas, y algunos están llegando a la conclusión de que el Islam es el problema. Un colega y amigo que trabaja con las Asambleas de Dios en Europa hizo esta observación astuta: "Creo que el desafío es [para nosotros] proporcionar un discipulado profundo, lingüístico y culturalmente capacitado, con poder del Espíritu, capacitación y pastoreo del crecimiento".[4] No puedo decir nada mejor. ¿El sitio Web de su iglesia dice que da la bienvenida a los buscadores musulmanes y a los creyentes de origen musulmán? ¿Ha tomado su iglesia algún paso para equipar a su gente para entender el Islam y cómo compartir el evangelio con los musulmanes? Durante las oraciones de la gente, ¿ora para que los musulmanes encuentren el amor de Dios en Cristo? Los creyentes que dejan el Islam por el cristianismo generalmente están separados de sus familias. ¿Está tu iglesia dispuesta y puede ser su nuevo hogar y familia?

Cuarto, pon tu dinero donde está tu boca. El Islam es el mayor desafío que la Iglesia ha enfrentado en sus dos milenios de vida y ministerio. Sin embargo, las iglesias gastan casi todos los fondos de su misión para ayudar a otros cristianos. ¿Contribuye su iglesia con dinero a los misioneros que se enfocan en compartir el Evangelio con los musulmanes? Fue con este tipo de ministerio en mente que se fundó Anglican Frontier Missions.

En resumen, el futuro del Occidente será un futuro cada vez más islámico: los patrones de migración y la fertilidad musulmana lo garantizan. En relación con el testimonio ante los musulmanes y entre ellos, debemos tener una conversación sobre la clasificación errónea del Islam como una religión. Los cristianos deben pensar y hablar sobre las repercusiones de la islamización que es inevitable. Y, sobre todo, debemos tomar medidas prácticas para conocer a los musulmanes locales, compartir con ellos el amor de Cristo en el contexto de las relaciones personales, y luego asegurarnos de que tenemos caminos de discipulado y empoderamiento maduros, culturalmente conscientes y sabios para ellos. Y finalmente ¡Deje de usar todos los fondos de su misión para ayudar a los cristianos pobres o convertir a los cristianos malos en cristianos devotos, y comience a usarlos para hacer discípulos de no cristianos, especialmente de los musulmanes!




[1] Correspondencia por correo electronico.


[2] Estaba aquí pensando en las interpretaciones de Apocalipsis en las cuales Jesús y sus ejércitos de santos matan a grandes cantidades de infieles en la valle del monte de Megido, o sea Armagedón.


[3] Sharing Jesus with Muslims in America (Northumberland, 2016).


[4] Correspondencia por correo electrónico

Tags:

Entradas destacadas
Entradas recientes