Rowan Williams lideró la delegación anglicana en la canonización de Oscar Romero



El arzobispo católico romano de El Salvador, Oscar Romero, fue asesinado en marzo de 1980.

El ex arzobispo de Canterbury Rowan Williams encabezó una delegación anglicana en el Vaticano este fin de semana para la canonización de Oscar Romero. El actual arzobispo, Justin Welby, envió una carta al Papa Francisco en la que describió al ex arzobispo de San Salvador, quien fue asesinado mientras celebraba la misa en marzo de 1980, como "un verdadero ejemplo para todos los cristianos, y en particular para nuestros colegas obispos". ”El servicio del fin de semana en la Basílica de San Pedro en el Vaticano también vio la canonización del Papa Pablo VI y otros cinco santos: Francesco Spinelli, Vincenzo Romano, Maria Katharina Kasper, Nazaria Ignazia de Santa Teresa de Jesús y Nuncio Sulprizio.


En su carta al Papa Francisco, el Arzobispo Justin dijo de Oscar Romero: “como defensor de la paz y la justicia, se opuso a la opresión y estuvo constantemente del lado de los pobres, los desfavorecidos y los marginados. En esto enfatizó y demostró el amor de Cristo mismo.

“Su Santidad, el Beato Oscar es muy apreciado en la Iglesia de Inglaterra. Es conmemorado en nuestro calendario litúrgico y su estatua aparece como uno de los mártires del siglo XX en el frente oeste de la Abadía de Westminster. Que su ejemplo de coraje y compromiso sea un modelo para todos nosotros ”



El obispo Rowan encabezó una delegación de 10 obispos anglicanos en el servicio, que incluyó al obispo sufragáneo en Europa, David Hamid. “En mi tiempo como Coordinador de Misión para América Latina y el Caribe para la Iglesia Anglicana de Canadá durante los años de las guerras civiles en El Salvador y otros países de América Central, hice muchas visitas a la región, la mayoría de las veces en apoyo de aquellos que buscaban "Para defender los derechos humanos de los pobres y explotados, incluidos muchos sacerdotes y pastores en El Salvador", dijo el Obispo David en un blog después del servicio.


"Recuerdo haber conocido a tantos que fueron inspirados por Oscar Romero para continuar la lucha por la justicia para los pobres de la región", dijo. “En los corazones de la gente de América Latina, Romero ya era considerado un santo; "San Oscar de las Américas" lo aclamaron, casi justo después de que fue asesinado. Con motivo de su canonización, para los pobres de las Américas este es un momento de gran alegría para que su martirio sea reconocido oficialmente por la Iglesia. Nunca imaginé que estaría presente para presenciar este evento ".

El Papa Pablo VI fue el primer Papa en recibir una visita oficial de un Arzobispo de Canterbury desde la Reforma, cuando, en 1966, recibió al Arzobispo Michael Ramsey en el Vaticano, dándole el anillo episcopal.


Durante el servicio, el Papa Francisco utilizó tres elementos simbólicos e históricos, incluido el cáliz y la cruz pastoral favoritos del Papa Pablo VI. También llevaba el cinc manchado de sangre que Romero estaba usando cuando fue asesinado.


Después del servicio, el Papa Francisco pronunció su discurso semanal de Angelus a unos 70,000 peregrinos en la Plaza de San Pedro. Durante esto, dio una bienvenida especial al obispo Rowan y a la delegación anglicana, expresando su "profunda gratitud" por haber estado allí representando al arzobispo Justin Welby.


Romero fue asesinado en la víspera de la instalación del Arzobispo Robert Runcie en la Catedral de Canterbury el 25 de marzo de 1980. En respuesta, el Arzobispo Robert se propuso ir al lugar en la Catedral en el que fue martirizado el Arzobispo Thomas Becket ocho siglos antes para ofrecer oraciones durante el Instalación de la liturgia en un acto de solidaridad tras el asesinato.



En una declaración, el obispo anglicano de El Salvador, Juan David Alvarado Melgar, dijo que la diócesis "en nuestras oraciones agradece a Dios por darnos el regalo de San Romero, nuestro hermano".


Dijo: “Asumimos el compromiso de seguir sus legados, cómo reconocer la presencia de Cristo en los seres humanos, en los pobres y vulnerables; luchar por su dignidad humana y divina, con acciones muy concretas; Trabajar por el Reino del Amor del Evangelio ".


Comenzó su declaración diciendo: "San Romero fue asesinado fríamente y con planificación, porque tenía una pasión por defender a las mujeres y los hombres que eran explotados, maltratados, víctimas de violaciones de derechos humanos. Señaló a los responsables y pidió su conversión a Cristo. “Tenía la claridad de que Dios fue revelado, encarnado en aquellas personas enfermas y desnutridas, que tenían dificultades para vivir con ingresos miserables, inhumanos y hambrientos. Fue un escándalo para el santo, que el Hijo de Dios, presente en los pobres, continuaría siendo crucificado por la codicia y el pecado de los falsos adoradores cristianos de los ídolos, usurpadores de la tierra y sus frutos ". Agregó:" San Romero nos deja como legado el compromiso de trabajar juntos en la construcción de la paz y seguir el camino hacia el reino de Dios. La paz tiene un ingrediente radical, y es justicia ”.

Resumen y traducción de Javier Otaola.

Entradas destacadas
Entradas recientes