top of page

El Cristianismo como expresión y comunicación existencial


Søren Kierkegaard

Este ensayo es una traduccion del ensayo original de Tim Neal escrito en 2009 en http://www.existentialchristianity.net/articles.html

========================================================================

Soren Kierkegaard escribió algo en su diario relativamente temprano en su carrera literaria que forma parte de la base de su pensamiento:

El cristianismo no es una doctrina, sino una comunicación existencial ...

Kierkegaard escribió esto como una reacción a la iglesia luterana danesa y a la caricatura del Cristianismo que para el representaba pero esta distinción es igual de verdadera para hoy. Prevalece aun a dia de hoy la concepción de que ser cristiano hoy es ser una persona que cree en las doctrinas y dogmas (que varían dependiendo de la denominación), y si esta creencia se profesa a Dios en una oración. En consecuencia, la esencia del cristianismo se encuentra en estas doctrinas; declaraciones abstractas que le da a alguien la capacidad de saber quién es cristiano y quién no. Por ejemplo, si un hombre cristiano respetado actúa egoístamente en una situación dada, nunca se pone en duda su cristianismo. A lo sumo su acción se considera "no cristiana", pero su identidad como cristiano queda sin ponerse en duda. Esta línea de pensamiento llegó a su clímax con la doctrina de la seguridad eterna, que establece que una vez que eres salvo (profesando estos cristianos verdades), nunca puedes perder tu estado perdonado y justo, no importa lo que hagas en el futuro.

Estos sentimientos iluminan el hecho de que la esencia del cristianismo ahora se encuentra en declaraciones doctrinales. Creencia en las ideas de que “Jesucristo resucitó de entre los muertos”, “el Dios de Abraham es soberano ", y" Dios un día juzgará a toda la humanidad "es hoy en día por excelencia cristiana, en consecuencia, se ha aceptado generalmente que lo que separa a los cristianos de los paganos es la creencia en estas declaraciones, y que convertirse en un Cristiano significa asumir un conjunto de creencias o máximas religiosas. Cualquier cambio de caracter que no siga las lineas de esa conversión religiosa se convierte en una recomendación innecesaria.

Le Christ vert-Paul Gauguin

En el mundo intelectual se confirma esta concepción del cristianismo. La gente discute y Filosofa acerca de varias doctrinas, y la llamamos filosofía cristiana. El cristianismo es definido hoy como "un sistema religioso de creencias que comprende una cosmovisión".

La afirmación fundamental del cristianismo existencial es que el cristianismo no es un sistema de creencias, sino un estilo de vida expresado existencialmente. Una “comunicación existencial” significa algo que se comunica y expresa a otros a través de nuestra existencia,

Esta es la forma en que vivimos y actuamos dentro de este mundo. Convertirse en un cristiano no implica un cambio de creencias, sino mas bien un cambio de cómo vivimos y existimos dentro de un mundo egoísta y cruel. Esto se revela de tres maneras: la naturaleza existencial de Jesucristo, cómo nosotros comunicamos y expresamos el cristianismo a otros existencialmente, y cómo expresamos el cristianismo a Dios también de manera existencia, a pesar de la noción del existencialismo como un sistema de pensamiento impío y triste.

En filosofía, el cristianismo existencial se ocupa principalmente de las enseñanzas de Jesús dentro del contexto de un entorno paradójico y sin sentido.

La naturaleza existencial de Jesucristo

Jesucristo es el centro de la religión cristiana y entender el Cristianismo es entender este hecho. El cristianismo no necesita buscar más, y si una idea propuesta está en conflicto directo con algo que Jesús había dicho que no debía ser considerado parte del cristianismo.

El cristianismo comienza con un examen de la naturaleza del hombre mismo, Jesucristo.

En la iglesia de hoy hay una horrible tendencia a centrarse en el nacimiento, muerte y Resurrección de Cristo descuidando el resto de su vida. El ciclo de predicación de una iglesia habitual implica un sermón del nacimiento de Jesús en Navidad, sermones sobre su muerte y resurrección en torno a Pascua, y los demás domingos un mensaje sobre algo que Pablo escribió (con el tema de la Resurrección de Jesús) Cada vez que se menciona a Jesús en los círculos cristianos suele ser para hablar sobre como murió por nuestros pecados y poco más.

Desafortunadamente, la fijación en una parte particular de la vida de Cristo implica olvidar el resto de su vida. Esto me desconcierta por completo, ya que en su vida vemos algunos de los aspectos más importantes del mensaje de Jesucristo. Fue en su vida que ofreció y dio vida.

Eterno para muchas personas, enseñó a sus seguidores a vivir rectamente y curó a muchos del temor a la muerte, de la sensación de falta de sentido en la existencia humana y de la culpa. Lo más importante, de la vida de Jesús es que vemos una revelación directa de la naturaleza de Dios (como dijo el mismo Jesús, si conoces el hijo, ya conoces al padre).

La idea errónea de que el cristianismo es un sistema de creencias vino de pasar por alto la la realidad de que el Nuevo Testamento es un documento ético. En los evangelios no encontrarás teología sistemática y filosofía: la biblia esta más bien está llena de instrucciones de tipo ético y de de directivas existenciales. Considera los dos grandes mandamientos que Jesús había dado: Ama a Dios y ama a tu prójimo.

No es una mera coincidencia que Jesucristo haya sido la figura más influyente en la historia, Y sin embargo, no escribió una sola palabra. No vino al mundo para traer una nuevo doctrina, una nueva religión, o una nueva revelación teológica. Por lo tanto, nunca dio una conferencia en público, y no podemos encontrar ningún tratado suyo de 1000 páginas en las estanterias de la Universidad de Jerusalén. Lo que impartió a sus seguidores fue su vida; Su misma existencia. Él diría que la vida esta para ayudar a los pobres y humildes en un servicio incansable e hizo estp solo después de que expusiera ese comportamiento en su propia vida. Cuando Jesús enseñó, nunca obligó a la gente a aceptar su nueva doctrina de manera que debiera ser probada o argumentada , eligió contar parábolas que las personas simples podrían entender y apreciar.

De hecho, cuando Jesús le pidió a la gente que lo siguiera, no estaba apelando a un cambio en Creencia, o religión, o teología, pero un cambio de vida. Jesús desafió a la gente en una nivel existencial, los reprendió por la forma en que vivían, les ordenó que se arrepintieran en la forma en que vivían, y los envió lejos, instruyéndolos cómo vivir con rectitud. Cuando el abogado se acercó a Jesús preguntando por el camino a la vida eterna, Jesús no tenía Doctrina alguna para darle, sino un mandamiento : que vendiera todas sus posesiones y le siguiera. En la parábola del buen samaritano, Jesús contó a una congregación judía una historia donde el piadoso no era el sacerdote judío que cumplía la ley, sino el "pagano"Samaritano que mostró misericordia. Al final de la historia el samaritano no fue evangelizado y salvo, sino que continuó siendo samaritano y continuó participando en la cultura y prácticas de su religión, pero aun así esto no le impedía ser piadoso y mostrar amor y la abnegación hacia el hombre moribundo. La enseñanza de Cristo fue de naturaleza ética y existencial, lo que significa que trató de cambiar la forma en que una persona habitaba este mundo y cómo trataban a otras personas.

Ecce Homo-Caravaggio

La doctrina no tenía sitio en el método de Jesús, y cuando miraba a la gente no veía sus creencias, sólo su corazón. Puede señalarse que estoy descuidando el lenguaje verbal y aparentemente teológico y la declaración que separó a los seguidores de Cristo de los judíos, el de "Jesucristo es el Señor". Esto es justo, y de hecho era una nueva adición, pero no era teológica y no era central a sus creencias.

Cristo les dio a estos discípulos un discipulado radical que completamente cambiaron su mentalidad en uno de desinterés, altruismo y espiritualidad. Después de que los discípulos habían dado literalmente todo para seguir a Cristo, solo entonces pudieron exclamar: “¡Jesucristo es el Señor!” Esta declaración no debe entenderse intelectualmente, y está completamente fuera del ámbito de la razón. ¿Cómo podría alguien posiblemente proclamar que un judío pobre y humilde era el hijo del Dios omnipotente que había creado el cielo y la tierra? De hecho, la máxima de que Jesucristo es el Señor no está objetivamente justificada. Históricamente la indagación solo puede ir tan lejos como para admitir que Cristo vivió, murió y afirmó que él era el Cristo. Filosóficamente, no hay evidencia que sugiera que el salto desde la exclamación de Jesucristo ''soy el Hijo de Dios'' a la afirmación ''Jesucristo es Dios " tenga una base racional. La declaración no tiene sentido racional, pero para los discípulos no había nada más cierto. La proclamación del discípulo de que “Jesucristo es el Señor” provino de la experiencia, la convicción, la pasión y la evidencia existencial (por ejemplo, se ha cambiado de un pecador a un santo). Nunca estaba destinado a ser hecho en una declaración dogmática o algo que fue proclamado como intelectualmente cierto. Estaba especialmente reservado para aquellos que habían muerto a sí mismos, se ganó esencialmente existencialmente. Para los discípulos y otros primeros seguidores de Cristo ser cristiano significaba un discipulado existencial radical basado en la vida de Jesús. Cristo produjo un impacto tan espiritual en ellos que "nacieron de nuevo". Su existencia se convirtió en algo satisfactorio y trascendente, que Pablo denominó como 'el hombre nuevo'. Es por este cambio que se exclamaron unos a otros: "¡Jesucristo verdaderamente es el Señor!" No llegaron a esta conclusión a partir de la evidencia intelectual o la predicación dogmática, sino que vinieron a ello por el asombroso cambio que Cristo hizo en ellos. Es en esto precisamente donde vemos la naturaleza existencial de Jesucristo; no estaba destinado a convertirse en una doctrina. El error fundamental del cristianismo moderno es que sus teólogos pasan por alto el hecho de que Jesucristo fue el prototipo, que deseaba ser emulado e imitado. Sus seguidores imitaron sus buen