Defender el legado de Nelson Mandela


Mientras el mundo celebra lo que habría sido el cumpleaños número 100 de Nelson Mandela, el arzobispo de Ciudad del Cabo, Thabo Makgoba, recuerda sus logros y el ejemplo que le da a la gente de hoy.

-------------------------------------------------- ------------------------------


Hoy celebramos el centenario del nacimiento de Madiba. Como cristianos, sabemos que nuestro Dios en Jesucristo es el Dios de los vivos y los muertos. En ese espíritu, damos gracias por la vida de Madiba.


Durante sus últimos años, tuve la oportunidad de tocar y sentir su espiritualidad cuando le atendía. Su fe era compleja, pero creyendo como lo hizo que "la religión está en nuestra sangre" como sudafricanos, él de todos nuestros presidentes se aseguró de que la voz de la fe, no solo de los cristianos, se escuchara en la vida pública.


Estoy triste cuando veo a jóvenes atacando el legado de Madiba y diciendo que él nos "vendió" al no construirnos la Tierra Prometida en su vida. No debemos tomar los eventos de la historia y mirarlos a través de la lente de los ojos de hoy; cuando lo hacemos, tendemos que pasar por alto las realidades enfrentadas por nuestros antepasados ​​y aprobar juicios ingenuos y superficiales sobre sus logros.


Debemos recordar que hace 30 años, cuando Madiba entró en discusiones antes de su liberación, y luego comenzó las negociaciones con los líderes del apartheid, nuestro país estaba en guerra. Los historiadores lo describen como una guerra civil de baja intensidad, pero para nosotros y para aquellas comunidades que vieron morir a miles de hombres, mujeres y niños, definitivamente fue una guerra de alta intensidad. Y si quería terminar una guerra no lo podía hacer a través de más guerras, especialmente cuando sus fuerzas, en este caso MK y APLA, no tenían posibilidades de obtener una victoria militar en el corto plazo.


Madiba y sus colegas líderes tuvieron que hacer concesiones para terminar la guerra, y sí, estamos sintiendo el impacto de esos compromisos hoy. Pero tenían que hacerse por el bien de la paz y el lujo de estar vivos para mirar atrás y criticarlos. Tal como estaban las cosas, nuestros padres y madres, nuestros abuelos y abuelas, tuvieron que hacer grandes sacrificios por nuestra liberación durante la mayor parte de sus vidas.


Si nos atrevemos a cuestionar la paz que lograron, miremos un momento a Siria hoy, donde más de un cuarto de millón de personas han sido asesinadas, más de seis millones se han visto obligados a huir del país y otros seis millones han sido expulsados ​​de sus hogares y desplazados dentro de su país. O mire a Sudán del Sur, donde la Iglesia Anglicana es una fuerza poderosa. Allí, Salva Kiir y Riek Machar, que una vez se desempeñaron como presidente y vicepresidente juntos, cayeron dos años después de que lograron su independencia. Cinco años después, todavía están en guerra y las sucesivas rondas de conversaciones de paz han sido abortadas. No hay espíritu de compromiso, y ¿ cuál es el resultado? No hay movimiento y la gente sigue muriendo.


¿ Estaríamos vivos, para criticar los compromisos de la generación de Madiba si no los hubieran hecho? En lugar de mirar hacia atrás a lo que no podemos cambiar, debemos de mirar hacia adelante. Nuestros antepasados ​​nos trajeron a la Tierra Prometida: ahora depende de nosotros construirla.


Necesitamos enfocarnos en los desafíos de hoy, elevarlos a un nivel más alto y renegociar cómo hacemos avanzar a nuestro país para enfrentar la horrenda desigualdad que aún padecemos. Necesitamos terminar con la desigualdad de oportunidades. Necesitamos poner la justicia en el corazón de lo que buscamos lograr, y sacrificarnos en la redistribución de lo que Dios ha dado a todos los sudafricanos para beneficiar a los más pobres entre los pobres, que parecen ser ignorados en los debates actuales.


Sobre todo, tenemos que ser valientes como Madiba, sabios como Madiba, y tomar los debates y las decisiones sobre la estructuración de la economía y la distribución de la tierra a un nivel superior y garantizar una política adecuada para lograrlos.


Al celebrar la vida de Madiba, celebremos las largas vidas de aquellos en nuestra propia diócesis que han vivido hasta los 90 años y más; Vamos a felicitarlos, desearles lo mejor y mostrarles que los amamos y cuidamos también de ellos. También unámonos a otros al servicio de nuestras comunidades, y especialmente los más pobres entre los pobres, en el Día de Nelson Mandela, el miércoles 18 de julio.


Como decía la Carta de Santiago, la fe sin obras está muerta. Así que les pido en la memoria de Madiba que se comprometan con el servicio voluntario de algún tipo.

Demos Gracias a Dios por la lluvia reciente y oremos para que se mantenga pero mantengamos un actitud de consumo responsable sobre el agua.


Dios os bendiga.

• Esta publicación de blog se publicó por primera vez como la columna del arzobispo Thabo en la edición de julio de Good Hope, el boletín de la Diócesis de Ciudad del Cabo, y también se publica en el sitio web de la Iglesia Anglicana de África del Sur.

Fuente: ACNS

Tags:

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

© 2017 Iglesia Española Reformada Episcopal, Comunión Anglicana