EL CURSO ALPHA, UNA REFLEXION PERSONAL


Terminé el curso Alpha este lunes. Para quienes no sepan en que consiste este curso y a modo de introduccion dire que es un curso de orientación cristiana para cristianos y no cristianos incluyendo no creyentes, agnósticos y todas las demás variantes existentes. El curso Alpha comienza en 1977 a manos del Reverendo Charles Marnham, presbítero Anglicano del la Iglesia Holy Trinity Brompton sita en el barrio mas caro de Londres y posiblemente de todo Reino Unido, Kensington & Chelsea.

Subsecuentemente otro clérigo Anglicano, el Reverendisimo John Irvine hizo unos cambios en el curso creando el formato de diez sesiones y finalmente en 1990 el carismático y celebre Reverendo Nicky Gumbel vicario actual de Holy Trinity Brompton introdujo mas cambios en el curso convirtiéndolo en un autentico éxito internacional. El Arzobispo de Canterbury, Justin Welby, es un 'hombre del Alpha' además de intimo amigo de Nick Gumbel. El curso se imparte en más de 100 paises actualmente y para muchos aficionados al curso y al evangelismo de Nick Gumbel el Alpha representa un resurgimiento de la fe Cristiana tras la secularización del siglo XX.

El curso empieza con una comida comunal que permite a los miembros y facilitadores conocerse y romper el hielo, además de satisfacer su apetito con lo que descubrí eran comidas calientes realmente deliciosas. Tras la cena y el café los facilitadores ponen un video donde el mismo Nick Gumbel explica el tópico de esa sesión ayudado por varios colaboradores y testimonios de cristianos 'nacidos de nuevo'.

Es importante destacar el hecho de que el Alpha es un curso inter-confesional y uno puede hacerlo en una iglesia Católica (donde supuestamente los materiales han sido adaptados, quizás para incluir Mariología y otras partes de la doctrina Católica) así como en iglesias Anglicanas, Metodistas, Luteranas etc etc. En mi caso y por conveniencia hice el curso en una iglesia Bautista y me alegro de que haya sido así porque esto me hizo enfrentarme a muchas ideas y conceptos que, en mi ignorancia, desconocía que aun poseían relevancia en el siglo XXI. Los facilitadores del curso eran personas cálidas, amables, hospitalarias y abiertas que demostraron en todo momento su amor y paciencia y que me trataron con respeto y mucho cariño. Desde aquí les saludo con todo el cariño y agradecimiento de mi corazón por su hospitalidad y atencion.

Me metí en el Alpha sin saber nada de la corriente evangélica del cristianismo. Yo pensaba que los cristianos evangélicos eran en su mayoría gente que iba a Misa en vaqueros y sandalias y que pasaba el tiempo cantando canciones de rock cristiano con guitarras. Por supuesto sabia que en E.E.U.U habían grupos extremistas como la iglesia de Westboro y también estaba al corriente de movimientos carismáticos como el llamado Toronto Blessing asociados también al movimiento evangélico pero no necesariamente tan extremistas como Westboro.

Tras la primera o segunda sesión del Alpha descubrí exactamente en qué consiste el movimiento evangélico y aunque Nick Gumbel era mucho más moderado en sus videos que los facilitadores del curso no se puede negar que Alpha es un curso evangélico.

Se me dejo muy claro en las charlas que siguen a los videos que quien no acepta a Jesucristo está condenado a la muerte eterna. Se me dijo que Satanás existe y que trabaja a través de las falsas religiones. Se me explico que la biblia es infalible. Se me explico también que como existe tanta gente equivocada que no será salvada es esencial evangelizar y convertir. En mi caso el hecho de que conciudadanos Ingleses de clase media, con carreras universitarias y especialmente gente tan agradable y maja fuese quien me dijera este tipo de barbaridades con tanta amabilidad y calor humano me dejo frio y casi en estado de shock. Proteste vigorosamente ante tales afirmaciones que me parecian basadas en el miedo y en el odio y deje muy clara mi posición como cristiano humanista y en ocasiones o bien lo que dije les impidió encontrar una refutación o bien no querían llevar el debate más lejos. No quiero que este artículo parezca un ataque a estas personas que como he dicho me hicieron también reír mucho (y yo a ellos) y con los que pase ratos muy agradables, gente buena y amable. Mi ataque está destinado a estas ideas integristas que yo pensaba estaban solo reservadas a ciertas ramas de mi propia confesión (ya sabéis cual) y a otras iglesias más tradicionales y antiguas. Desconocía que dentro del protestantismo, aquí en el Reino Unido en el año 2018 pudiese haber gente que pensara que Gandi está ardiendo en el fuego eterno (a menos que en su último suspiro ‘aceptase la cruz de Cristo’ según mis amigos evangélicos). Esta visto que las cinco Solas como todo en esta vida también tienen el potencial de aplicarse de manera muy negativa y con efectos terriblemente divisivos.

Una de las sesiones de Alpha transcurre durante un Sábado y dura 8 horas en lugar de 2 y aquí aparte de desayunar y comer juntos vemos entre 3 y 4 videos del curso pero el objetivo principal del día es recibir al Espíritu Santo y para quienes se vean preparados ' hablar en lenguas'. En esta sesión los facilitadores, uno de ellos un pastor de la iglesia bautista, rezaron por todos los presentes y nos dieron unas palabras de apoyo y de ánimo. No sentí nada sobrenatural pero esa noche si tuve un sueño bastante revelador y positivo. Si esto fue el Espíritu Santo o sugestión positiva a nivel psicológico no me importa demasiado porque creo que fue un ejercicio positivo. Como católico romano no soy muy dado a esta corriente carismática pero por supuesto respeto a quienes la integran y siguen. Hay mucho positivo en el Alpha también y fue para mí una oportunidad de 'enfrentarme' a muchos dogmas de fe armado de mi deseo de seguir a Cristo y simultáneamente como hijo del siglo XX, del humanismo y de la secularización.

Pero a lo que más me ayudo este curso es a saber quién soy yo en realidad y a comprender el tipo de teologia que me convence de manera apofatica, es decir sabiendo cual es la teologia que no me convence. Descubrí el tipo de Cristianismo al que me suscribo, un cristianismo de amor, inclusividad y espiritualidad en el que un Dios de amor ama a todas sus creaciones por igual y no permite que las barreras ideológicas o religiosas separen a la humanidad en dos grupos. Y por esto estoy muy agradecido al curso Alpha y lo recomiendo desde estas líneas digitales.

Entradas destacadas
Entradas recientes