15 Jul 2020

22 Jun 2020

Please reload

Entradas recientes

TODO EMPEZÓ EN SEMANA SANTA

4 Apr 2020

1/10
Please reload

Entradas destacadas

Un ideal unificador

1 Jun 2018

 



Miembro residente de la Comunidad de San Anselmo en el Palacio de Lambeth, Israel Fouché, reflexiona sobre las ideas en torno a la "comunidad".
 
-------------------------------------------------- ------------------------------

¿Cuál es la palabra que puede evocar un profundo y placentero anhelo y al mismo tiempo sentimientos de temor? Una palabra que abarca un ideal unificador pero a la vez nos hace sentimos indiferentes.
 
Es una palabra de moda que está en todas partes : Comunidad.  Se habla de comunidad local, comunidad parroquial, comunidad de Facebook.... En el momento en que escribo esto, incluso soy miembro de una comunidad religiosa en retiro en un monasterio benedictino, otra comunidad religiosa. Es algo de lo que parece que no puedo escaparme como cristiano.
 
Comunidad es más que solo una palabra de moda. De una manera muy real, es un ideal unificador que, independientemente de aquello en lo que se funde, sabe que lo desea.
 
El mundo en el que vivimos está cada vez más conectado, pero las personas se sienten más solitarias que nunca. Estar solo es un problema importante que enfrenta nuestra sociedad. Algunos estudios han demostrado que la soledad aumenta el riesgo de mortalidad en un 26 por ciento, situándolo a la par con la obesidad y el abuso de sustancias.
 
 
Desde mi propia experiencia, he descubierto que en el pasado yo quería mi ideal de comunidad sin el proceso requerido para lograrlo. La comunidad requiere trabajo Se necesita intencionalidad. Es un proceso lento, pero el problema es que la lentitud no es valor de referencia en estos días. En un mundo de compras en línea, entrega en el mismo día, mensajería instantánea y comida rápida; lento significa obsoleto.
 
Es nuestra  flojera comunitaria y nuestra incapacidad para ver el valor de la comunidad lo que nos impide asumirla genuinamente. A veces,  nuestra apatía no es pereza sino un dolor genuino que experimentamos por las heridas del pasado. Y en lugar de abrirnos a los demás para permitir la curación, nos aislamos en un intento de luchar contra este ideal vano y formulamos nuestros propios modelos comunitarios alternativos pero nunca los perseguimos seriamente.
 
En un mundo que te dice que te centres en ti mismo, la idea de buscar algo que requiera que te vuelvas hacia otras personas y te  "centres en el otro" parece extraña y fuera de lugar. Ser-centrado-en- el- otro no es fácil. Requiere atención plena y solo puede provenir de un desbordamiento genuino del corazón. Requiere que te expongas. Requiere que te comprometas con otras personas y, a veces, significa reorganizar tu vida. La comunidad te da la responsabilidad de mirar hacia afuera. Pero al final del día, encuentras algo por lo que vale la pena pagar un precio.
 
La comunidad es donde tenemos el desafío de ser más como Jesús. Es fácil ser la persona más paciente, amorosa y desinteresada cuando solo tienes que lidiar contigo mismo, sin embargo, es dentro de una comunidad que te formas y conformas como seguidor de Cristo.
 
La Carta a los Hebreos  dice: "Y consideremos cómo despertar el uno al otro al amor y a las buenas obras, sin descuidar el encuentro, como es costumbre de algunos, sino alentándose unos a otros, y aún más como ven el Día acercándose ".
 
Es un mandato de nuestro Señor amarnos los unos a los otros, pero a veces podemos inclinarnos tanto hacia una mentalidad egoista que perdemos de vista que el mismo mandamiento para mí de amar a otro es el mandamiento de ser amado por otro. La comunidad es el lugar donde esto sucede.
 
La comunidad es un ideal, sí, pero no podemos permitir que se convierta en un ideal tan idealizado que nos paralice en la práctica y nos impida encontrarnos con los otros.  Dietrich Bonhoeffer escribió: "La persona que ama su sueño de comunidad destruirá la comunidad, pero la persona que ama a quienes la rodean creará comunidad".
 
La intencionalidad que se necesita para formar una buena comunidad puede requerir cierta perseverancia, pero  nunca será ese tipo de perseverancia que nos obliga a esperar y esperar que nuestros ideales aparezcan en nuestra puerta jcomo  si se tratara de nuestro pedidos del día.

 

https://www.thegoodhope.org/

Publicación benévola, sin interés comercial. Traducido de
http://www.anglicannews.org/blogs/2018/05/a-unifying-ideal.aspx

 

 

 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

Síguenos