top of page

La Didaché o la doctrina de los doce apóstoles (IV), por Miquel - Àngel Tarín i Arisó





DEBERES PARA CON LA COMUNIDAD CRISTIANA


( IV )


1. Hijo mío, acuérdate constantemente ([1]) de lo que te dice la palabra de Dios honrándola como al Señor. Porque donde se proclama su majestad, allí está también el Señor.

2. Busca diariamente la compañía de los santos ([2]) para fortificarte en sus palabras.

3. No seas causante de divisiones. Fomenta más bien la reconciliación entre los que disputan. Juzgarás con equidad, reprendiendo las faltas y sin realizar distinción de personas ([3]).

4. No te angusties sobre tu futuro.

5. No seas de los que extienden la mano para recibir y la encogen para dar ([4]).

6. Si adquieres algo mediante el trabajo de tus manos, da de ello como rescate por tus pecados.

7. No dudes en dar ni te quejes mientras lo haces, pues algún día conocerás sin duda al buen compensador de tu limosna.

8. No rechaces al pobre, compártelo todo con él y no digas que algo es tuyo. Pues si compartes los bienes inmortales ¿cuánto más no lo harás con los mortales?


DEBERES PARA CON LA FAMILIA CRISTIANA


9. No te relajarás ([5]) en la educación de tu hijo o de tu hija, sino que les enseñarás el temor de Dios desde su infancia.

10. A tu esclavo o a tu esclava, los cuales creen en el mismo Dios que tú, no les ordenes nada con aspereza para que no pierdan la reverencia hacia Dios, quien está sobre ellos y sobre ti. Porque no nos llama Dios atendiendo a nuestro rango, sino que lo hace a todos aquellos que tienen su espíritu preparado.

(11) Y vosotros, esclavos, obedeced a vuestros amos, como a imagen de Dios, con respeto y con temor ([6]).


DEBER UNIVERSAL DEL CRISTIANO


(12) Aborrece todo fingimiento y todo lo que no sea agradable al Señor.

(13) Nunca abandones los mandamientos de Dios, más bien guarda todo lo que te han enseñado, sin nada quitar ni añadir ([7]).


LA CONFESIÓN DE LOS PECADOS


(14) En la Iglesia confiesa tus pecados[8], y no ores teniendo mala conciencia. Tal es el camino de la vida.

EL CAMINO DE LA MUERTE

( V )

(1) El camino de la muerte es el siguiente: ante todo, es un camino vil y lleno de maldiciones: homicidios, adulterios, codicias, fornicaciones, robos, idolatrías, magias, hechicerías, rapiñas, falsos testimonios, hipocresías, doblez de corazón, engaño, soberbia, maldad, desprecio, avaricia, obscenidad, celos, insolencia, temeridad, vanidad, imprudencia ([9]).


SUS SEGUIDORES


(2) Este camino es seguido por los perseguidores de las buenas personas, los enemigos de la verdad, los amigos de las mentiras, los que ignoran la justicia, los que no aprecian el bien ni el juicio recto, los que velan no para el bien sino para el mal; los que desprecian la mansedumbre y la paciencia, seducidos por la vanidad, ávidos de favores, que no se compadecen ante el pobre, insensibles ante el afligido; no conocen a su Creador, asesinos de sus hijos, corruptores de la imagen de Dios; hostiles ante el indigente, opresores del atribulado, abogados de los ricos, jueces injustos contra los indigentes, en todo pecadores.

¡Hijo mío mantente lejos de todos estos pecados!


PRECEPTOS Y CONSEJOS


( VI )


(1) Vigila para que nadie te aparte del camino de la justicia ([10]), pues quien lo hiciera te enseñaría fuera de Dios.

(2) Si puedes llevar todo el yugo del Señor, serás perfecto; pero si no puedes con todo, haz entonces lo que puedas.


(3) En cuanto a la comida, come lo que quieras, pero guárdate absolutamente de consumir comida sacrificada a los ídolos ([11]), pues ello significaría rendir culto a dioses muertos ([12]).


EL BAUTISMO


( VII )


a) Forma


(1) Respecto al bautismo, bautizad de esta manera: en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, en agua viva ([13]).


b) Materia


(2) Si no tienes agua viva, bautiza con otra agua; si no puedes hacerlo con agua fría, hazlo con agua caliente.


(3) Si no tuvieras una ni otra, derrama tres veces agua en la cabeza[14] en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.


c) Preparación


(4) Antes del bautismo, que el bautizante y el bautizado ayunen, y que también lo hagan quienes puedan. No obstante, es obligatorio que el bautizado ayune uno o dos días antes ([15]).


EL AYUNO CRISTIANO

( VIII )