top of page

Reseña: Mártires y perseguidores, de Alfonso Ropero.

“Mártires y perseguidores” de Alfonso Ropero. Editorial Clie, 2010.


"La aristocracia pagana nunca perdonó a los cristianos su equiparación a religión lícita, primero, oficial, después, que condujo al abandono y destrucción del culto de los dioses de Roma. El conflicto fue de tal profundidad que todavía hoy se señala al cristianismo como una de las causas de la ruina del Imperio, en lugar de preguntarse qué hubiera ocurrido si el cristianismo hubiese sido adoptado cuando el Imperio gozaba todavía de buena salud, aportando a su cuerpo la sanción y la fuerza necesaria para realizar sus más nobles aspiraciones: el sentido de justicia, el espíritu de sacrificio, el valor sagrado de la familia. ¿No era por todo ello que luchaba el cristianismo?". Alfonso Ropero.


Es frecuente escuchar o encontrarse por escrito dos ideas conectadas en relación al cristianismo de los primeros siglos. Por un lado, la de aquellos que sostienen que las persecuciones que se fueron dando en el seno del Imperio romano realmente fueron escasas y, además, que produjeron un número muy reducido de mártires; por el otro, la de que el cristianismo era tan intolerante y extremista que muchas de estas persecuciones las provocaba precisamente con esta forma de ser y de entender la vida social. Como consecuencia, la realidad que las dos anteriores posiciones nos mostraría es la de unos cristianos que sufrieron persecución, torturas y muerte en un número bastante escaso e incluso comprensible ante su negativa y rechazo de todo aquello que consideraban pagano. Si a esto le añadimos una especie de moda que se extendió por todos los rincones y que veía el martirio como un final deseable, como la imitación más gloriosa del Maestro, la visión que se nos ha transmitido, escrita además por autores creyentes, de una historia de martirio llena de una multitud de testigos que daban su vida por una moral superior y un convencimiento interno de estar en la verdad, queda muy maltrecha.

Se sigue que la mentalidad fundamentalista y fanática se tradujo con el tiempo en una imposición de lo propio negando toda validez y derecho de existencia a una rica y milenaria cultura pagana que fue arrasada, siendo esto una de las grandes catástrofes de la historia por el incalculable valor cultural de lo que se perdió. Esto nos colocaría ante un cuadro enormemente negativo de aquel cristianismo de los primeros siglos muy diferente a lo que tradicionalmente se nos ha contado.

Pero este cuadro está mal pintado, y de igual forma ocurre con aquel otro que presenta la escena contraria y que mantiene que los creyentes fueron perseguidos sistemáticamente teniendo una multitud incontable de mártires. Cuando el cristianismo llegó a ser religión lícita, continúan, siempre fue tolerante y respetuoso con aquellos que creían o pensaban diferente, salvo en casos excepcionales.


El libro del Dr. Ropero se interna en la consideración de la historia de las persecuciones que se dieron en los diez primeros siglos de nuestra era, pero se centra especialmente en aquellas que se dieron en el seno del Imperio romano. De hecho, buena parte del libro (de sus más de 500 páginas) abordan este periodo histórico. Son concretamente 540 páginas el total en este volumen, pero tiene un formato mayor de lo habitual por lo que perfectamente podría superar las 700 si se hubiera adoptado el tamaño que suele usarse en este tipo de publicaciones.

Es importante recalcar que no estamos ante un libro de opinión o confesional, sino que se trata de una ardua investigación con una muy importante bibliografía insertada y distribuida al final de cada una de las subdivisiones o secciones de cada capítulo. Es por ello que podemos hablar de que estamos ante un texto resultado de un relevante trabajo de estudio, lo que pone de manifiesto la importancia y la necesidad de tener un libro como el presente para poder hablar con determinación y peso de los asuntos en él tratados. Es imprescindible el equilibrio cuando existen este tipo de posiciones enfrentadas que carecen de sustento histórico.


El profesor Ropero articula su libro en una introducción y en cinco partes principales con una bibliografía general al final, y por último un índice analítico.


Introducción


PARTE I. CAUSAS Y TEOLOGÍA DEL MARTIRIO


1. Una fe bajo el signo de la cruz

2. Mártires antes del cristianismo

3. Confrontación con el judaísmo

4. Persecuciones romanas y sus causas

5. Ofensiva de los intelectuales paganos

6. Martirio y herejía

7. Apóstatas y renegados

8. Arresto y juicio

9. Ostracismo social y penas

10. Las mujeres ante el martirio

11. La razón de los mártires

12. Catacumbas y cementerios

13. Honores y culto a los mártires


PARTE II. LOS APÓSTOLES Y SU OBRA


1. Discípulos y apóstoles

2. Simón Pedro

3. Andrés, el primer llamado

4. Santiago el Mayor, hijo de Zebedeo

5. Juan, el primero y el último

6. Felipe de Betsaida

7. Bartolomé-Natanael, un verdadero israelita

8. Mateo el publicano

9. Tomás o Judas el gemelo

10. Santiago el Menor y el hermano del Señor

11. Simón el zelota

12. Judas Tadeo

13. Matías, sucesor de Judas


PARTE III. EMPERADORES Y MÁRTIRES


1. En el principio, el incendio de Roma

2. Algunos emperadores buenos

3. Marco Aurelio el filósofo

4. Cómodo el gladiador

5. La relativa calma de los Severo

6. Decio y la uniformidad religiosa del imperio

7. Valeriano y las finanzas del Imperio

8. La Gran Persecución

9. Los mártires de Palestina

10. Fracaso del paganismo

11. Libertad ambivalente


PARTE IV. LA REVOLUCIÓN CONSTANTINIANA


1. La paz de Constantino

2. La edad de oro y barro

3. La herencia de Constantino

4. Juliano y la reacción pagana

5. El cristianismo en Armenia y Persia

6. Bárbaros y arrianos


PARTE V. CRISTIANOS BAJO EL ISLAM


1. Orígenes del islam

2. Los mártires de Córdoba


BIBLIOGRAFÍA GENERAL


ÍNDICE ANALÍTICO