15 Jul 2020

22 Jun 2020

Please reload

Entradas recientes

TODO EMPEZÓ EN SEMANA SANTA

4 Apr 2020

1/10
Please reload

Entradas destacadas

Un ensayo sobre la historia del cristianismo humanista por Arthur G Broadhurst

 

El  cristianismo humanista  no es algo nuevo. Ha existido desde finales de la Edad Media en una forma u otra, pero fue más notablemente un movimiento en el catolicismo en el Renacimiento y a través de la Ilustración, como se entiende estos períodos en la historia de Occidente. Se ha convertido en un tema insistente pero menor entre las variantes de la creencia cristiana que surgieron en la última mitad del siglo XX, desde la teología de la liberación hasta el surgimiento del fundamentalismo, el liberalismo y el evangelio social. El punto de vista que describimos y exponemos aquí es un cristianismo que ha prescindido del marco mitológico en el que el cristianismo ha pasado hasta nosotros y, por lo tanto, es un cristianismo sin religión, no teísta, que enfatiza la humanidad de Jesús y está guiado por una creencia en lo humano. Libertad, conciencia individual e indagación racional.

 

 

Hoy en día, existe una considerable variación en las posiciones de aquellos que caen bajo el paraguas del Humanismo Cristiano, de aquellos que generalmente se encuentran en el extremo liberal del Cristianismo tradicional pero que quieren humanizarlo al volver a enfocarlo lejos del lenguaje teológico arcaico de la tradición y el movimiento Es la dirección del ejemplo de Jesús al mostrar compasión por el prójimo, hasta el otro extremo donde me encuentro, que está dispuesto a prescindir de las tradiciones y la teología del mysterium tremendum del cristianismo por completo, extrayendo de los estudios de la ética cristiana. lo que parece apropiado para nuestra situación contemporánea y enfatizar el modelado de la vida de uno de Jesús como lo entendemos (aunque reconocemos de acuerdo con los estudiosos modernos que hay poco sobre su vida que podamos saber con certeza).

 

Dicho de otra manera, el término Humanismo Cristiano abarca un grupo diverso de puntos de vista que van desde el intento de enfocar a los cristianos contemporáneos menos interesados ​​en los misterios del mundo más allá y más preocupados por el mundo en que vivimos, hasta prescindir de la super-estructura del pensamiento cristiano y viviendo en un mundo sin Dios pero con el Jesús de la historia como nuestro maestro, modelo y guía. Cada uno de esos extremos ofrece una amplia gama de implicaciones y problemas, que no tenemos tiempo pero tampoco el deseo o la intención de tratar en este comentario.

 

El humanismo cristiano es la conjunción de dos enfoques conceptuales diferentes y que no están relacionados para entender nuestro mundo y para algunos de nuestros contemporáneos, estos términos y las ideas que representan no encajan cómodamente. De hecho, para algunos es un par de términos imposible e incompatible. El cristianismo existe en el contexto de un marco teológico general que informa y da sentido a nuestra comprensión de nuestro mundo y el lugar del hombre en él. El humanismo celebra la inteligencia de la humanidad como la clave para entender y explicar nuestro mundo sin la necesidad de Dios o cualquier otra agencia o razón externa al hombre, y al mismo tiempo afirma nuestra conexión necesaria y dependencia mutua para el apoyo mutuo, la preocupación y la confianza.

 

Si bien es una complicada combinación de términos, una mirada a la historia muestra que el cristianismo y el humanismo han tenido interconexiones interesantes que se remontan al menos hasta el siglo II, cuando el escritor del Evangelio de Juan y Justin Mártir (San Justino) eran contemporáneos. y ambos introdujeron el concepto griego del Logos al cristianismo de su tiempo (c. 125 d. C.), que tomaron de la filosofía de los estoicos, el Evangelio de Juan que sostiene que el Logos (en griego pensaba la fuerza divina que subyace). el universo) era anterior al cristianismo anterior e informado, y Justino argumentó a las autoridades romanas que el pensamiento y los valores cristianos eran coherentes con el Logos y que, por lo tanto, el Imperio debería dejar en paz a esta nueva secta, ya que solo estaban expresando la comprensión contemporánea de la religión en una forma ligeramente diferente De manera que no era inconsistente con las creencias y valores estoicos. En ambos casos hubo una integración del cristianismo con las creencias seculares de la época.

 

Este no es el lugar para crear la historia de las interrelaciones entre el humanismo y el cristianismo, o la mezcla de lo divino y lo humano a través de las páginas de la historia. Hay muchas fuentes para entender la historia de aquellos que están interesados, y quizás los lugares para comenzar son la Enciclopedia del Nuevo Mundo y Wikipedia, que tienen buenos resúmenes del Humanismo cristiano. Aquí solo mencionaremos la Edad Media cuando los clérigos cristianos controlaban la educación a través de los monasterios y Carlomagno ordenó centros de aprendizaje establecidos en todo el Imperio, con monjes y clérigos transformándose en profesores. Posteriormente, las universidades occidentales, como Padua, Bolonia, París y Oxford, se establecieron a través del decreto papal y comenzaron a enseñar derecho, medicina, filosofía, idiomas y los clásicos (y por eso hemos introducido las "humanidades" en nuestro plan de estudios).

 

En el Renacimiento, tal vez el escrito más significativo fue la oración de Pico della Mirandola sobre la dignidad del hombre (1486) en la que argumentó que el deber religioso del hombre es acercarse al aprendizaje desde la perspectiva humana, una conjunción muy clara del cristianismo con una enfoque humanista En la Reforma, el conocimiento humano avanzó con la invención de la imprenta y los escritos de Erasmo, Martín Lutero y Juan Calvino. La Ilustración vio un mayor avance de la conexión entre el humanismo y el cristianismo con el surgimiento del laicismo, la filosofía liberal, el deísmo, el liberalismo burgués, un interés en el Jesús histórico y un énfasis inconformista en la razón y la intuición en asuntos religiosos.

 

Regresamos a nuestra premisa como se indica al principio de este artículo: que el humanismo cristiano es la creencia de que la libertad humana, la conciencia individual y la indagación racional no solo son compatibles: son fundamentales para una correcta comprensión e interpretación de las creencias cristianas.¿Hasta dónde podemos estirar el tejido del paraguas del humanismo cristiano para incluir los extremos que reclaman un lugar debajo de él?

 

Es claro que el movimiento dentro del humanismo cristiano que se ve a sí mismo intentando humanizar el cristianismo con un énfasis en las preocupaciones sociales como la justicia económica y la preocupación por el prójimo es un movimiento cristiano legítimo. No está del todo claro que prescindir de la teología cristiana tradicional o moderna, y la voluntad de vivir con solo Jesús como maestro y guía, sea lo suficientemente cristiano como para que aún se encuentre dentro de la familia cristiana más amplia. Como la mayoría de las ideologías, mucho depende de varias interpretaciones del cristianismo y de quién hace la interpretación y para qué objetivo. Respaldo mi afirmación, mientras escucho y tomo en serio las objeciones de quienes argumentan lo contrario, que la versión del humanismo cristiano por la que discuto en este sitio, una visión que está dispuesta a vivir sin Dios pero con solo Jesús como nuestro La guía es coherente con las opiniones de otros pensadores cristianos modernos, incluidos Paul Tillich y Dietrich Bonhoeffer, y merece su lugar como cristiano y como humanista.

 

 

 

 

 

 

===============================================================================

FUENTE: http://www.christianhumanist.net/ traducido por Darren Lorente-Bull

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

Síguenos