Liberación del pecado, no expiación

Liberación del pecado, no expiación

Eager to love by Richard Rohr

Domingo, 21 de enero de 2018

La lectura común de la Biblia es que Jesús "murió por nuestros pecados", ya sea para pagar una deuda con el diablo (común en el primer milenio) o para pagar una deuda con Dios (propuesta por Anselmo de Canterbury, 1033-1109). El filósofo y teólogo franciscano John Duns Scotus (1266-1308) no estuvo de acuerdo con ninguno de estos entendimientos.

Duns Escoto no fue guiado por el lenguaje del Templo de la deuda, la expiación o el sacrificio de sangre (comprensiblemente utilizado por los escritores de los Evangelios y por Pablo). Fue inspirado por los himnos cósmicos en los primeros capítulos de Colosenses y Efesios y el Prólogo del Evangelio de Juan (1: 1-18) y dio una base teológica y filosófica a las profundas intuiciones de San Francisco del amor de Dios. Si bien la Iglesia no ha rechazado la posición franciscana, ha sido una visión minoritaria.

Las muchas "teorías de expiación sustitutivas" -que han dominado los últimos 800 años del cristianismo- sugieren que Dios exigió que Jesús fuera un sacrificio de sangre para "expiar" a nuestra humanidad empapada de pecado. ¡La premisa terrible y no criticada es que Dios podría necesitar el pago, e incluso una transacción muy violenta, para poder amar y aceptar a los propios hijos de Dios! Estas teorías se basan en la justicia retributiva más que en la justicia restaurativa que enseñaron los profetas y Jesús.

Para Duns Scoto, la encarnación de Dios y la redención del mundo nunca podría ser un mero ejercicio de limpieza en respuesta a la pecaminosidad humana, sino que tuvo que ser la obra proactiva de Dios desde el principio. Fuimos "escogidos en Cristo antes de que el mundo fuera creado" (Efesios 1: 4). ¡Nuestro pecado no podría ser el motivo de la encarnación, o estábamos dirigiendo la nave cósmica! Solo el amor perfecto y la auto revelación divina podrían inspirar a Dios a venir en forma humana. Dios nunca meramente reacciona, sino que actúa suprema y libremente, por amor.

La salvación es mucho más acerca de la unificación del lado de Dios que cualquier expiación necesaria de nuestro lado. Jesús no vino a cambiar la mente de Dios acerca de la Humanidad : ¡no era necesario cambiarla! ¡Jesús vino a cambiar la mente de la humanidad acerca de Dios!

Dios en Jesús movió a las personas más allá del modelo de contabilizar, pesar y castigar —que el ego prefiere— a un mundo en el que la misericordia de Dios hace que cualquier economía de mérito, sacrificio, reparación o expiación sea inútil e innecesaria. Jesús deshizo "de una vez por todas" (Hebreos 7:27; 9:12; 10:10) las nociones de sacrificio humano y animal (común en la mayoría de las religiones antiguas) y las reemplazó con una economía de gracia y amor.

Jesús estaba destinado provocar un cambio de las reglas del juego en la psique humana y en la religión misma. Pero cuando comenzamos negativamente, o nos enfocamos en un problema, no salimos de la rueda del hámster, de la vergüenza, la separación y la violencia. En lugar de enfocarse en el pecado, Jesús, "el crucificado", nos señaló hacia una solidaridad primordial con el sufrimiento de Dios y, por lo tanto, de toda la creación. Esto cambia todo. Cambia el punto de partida y cambia la trayectoria e incluso el objetivo final.

El amor es el comienzo, el camino mismo y la consumación final.

Dios no nos ama porque seamos buenos; Dios nos ama porque Dios es bueno. ¡Nada de lo que podamos hacer disminuirá o aumentará la eterna e infinita ansia de amor de Dios!

Referencia: Center for action and contemplation https://cac.org/

Adaptado de Richard Rohr, por Javier Otaola: Eager to Love: La vía alternativa de Francisco de Asís (Franciscan Media: 2014), 183-188.

Crédito de la imagen: La Incredulidad de Santo Tomás (detalle), por Caravaggio, 1601-02, Sanssouci, Potsdam.

El dualismo de lo espiritual y lo secular es precisamente lo que Jesús vino a revelar como falso e incompleto. Jesús vino a modelar para nosotros que estos dos mundos aparentemente diferentes son y siempre han sido uno. Simplemente no podíamos imaginarlo intelectualmente hasta que Dios los juntara en un cuerpo que pudiéramos ver, tocar y amar. —Richard Rohr— Publicado en Meditaciones diarias |

https://cac.org/at-one-ment-not-atonement-2018-01-21/

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

© 2017 Iglesia Española Reformada Episcopal, Comunión Anglicana