Pensando la Reforma, hoy.- Abp. + Justin Welby

Sermón del Arzobispo durante un servicio en la Abadía de Westminster el martes 31 de octubre de 2017, para conmemorar los 500 años desde el comienzo de la Reforma.

'Oh Dios, ya que sin tu ayuda no podemos llegar a agradarte; Misericordiosamente concédenos, que tu Espíritu Santo en todas las cosas dirija y gobierne nuestros corazones. Amén.'

…/…

El regalo que recibió Martin Luther fue primero un momento de esperanza, luego de controversia, luego de política y finalmente de guerra. Sin embargo, en la providencia y gracia de Dios trajo de nuevo a cada discípulo cristiano la posibilidad de decir: "No me avergüenzo del evangelio, porque es el poder de Dios para la salvación".

A través de la Reforma, aprendimos que somos salvos por completo, confiadamente e infaliblemente por la gracia sola, a través de la fe, y no por nuestras propias obras. Desde los más pobres hasta los más ricos, todos vendrán al final para presentarse ante Dios, solo con las palabras del himno: "No traigo nada en mi mano, simplemente me aferro a tu cruz".

A través de la Reforma, la iglesia se encontró nuevamente confrontada con su necesidad de ser débil e impotente; venir sin nada a la Cruz y admitir que, en las palabras del Colecta en el Libro de Oración Común para el 19º domingo después de la Trinidad, "sin ti no podemos complacerte".

A través de la Reforma, la iglesia encontró de nuevo un amor por las Escrituras, y aprovechando la oportunidad de imprimirlas, las dio nuevamente al mundo, diciéndole a cada persona que ellas mismas deberían leerlas y buscar la sabiduría de Dios para comprenderlas. Al hacerlo, la iglesia liberó no solo la reforma sino la revolución, a medida que crecía la confianza entre los pobres y oprimidos de que ellos también eran los destinatarios de la promesa de Dios de libertad y esperanza.

A través de la Reforma, la gran masa de personas en Europa y luego en todo el mundo se sintieron atraídas a recibir los frutos de un movimiento misionero rebelde ante la tiranía, y eso no se inclinaba incondicionalmente frente a las autoridades y las jerarquías.

A través de la Reforma, el mundo cambió; el evangelio se extendió; la Contrarreforma, por su parte, renovó los lugares que la Reforma no había alcanzado; hubo un impulso competitivo en el esfuerzo misionero. ¿No es eso para celebrar?

Bueno, dijo Eeyore a Tigger, o el historiador al entusiasta, por cada una de las cosas que surgieron a través de la Reforma, buenas y preciosas, también hubo algún hecho oscuro.

Con nuevo vigor vino el conflicto.

Con la comprensión individual de la gracia vino el individualismo y la división.

Con el conocimiento de que "sin ti no somos capaces de complacerte" vino, a través de nuestro pecado y debilidad, lo que tantas veces agregamos en voz baja: "Pero en realidad, soy mucho más capaz de complacerte que esos herejes de más de ahí."

Con la alfabetización y la libertad surgieron nuevas formas de crueldad refinadas por la ciencia.

Con los misioneros portadores de la fe, llegaron soldados con la bandera.

Podríamos seguir arrojando la pelota de la culpa de un lado a otro, como los historiadores y teólogos han hecho durante siglos. El hecho es que la Reforma reabrió para toda la Iglesia verdades eternas que son indispensables, y que todos debemos seguir manteniendo, y no solo para sostener sino para presentar de nuevo la vida de hoy.

En este mismo púlpito en noviembre de 2015, en el servicio inaugural del Sínodo General de la Iglesia de Inglaterra, el predicador de la casa papal, padre de Cantalamessa, dijo:

"La justificación por la fe, por ejemplo, debe ser predicada por toda la Iglesia, y con más vigor que nunca. No en oposición a las buenas obras, el problema ya está resuelto, sino más bien en oposición al reclamo de las personas de hoy de que pueden salvarse gracias a su ciencia, tecnología o su espiritualidad hecha por el hombre, sin la necesidad de un redentor que venga del exterior humanidad. ¡Autojustificación! Estoy convencido de que si vivieran hoy, esta es la forma en que Martín Lutero y Tomás Cranmer predicarían la justificación a través de la fe ".

Cantalamessa sabiamente no estaba señalando los derechos y errores de la Reforma, que es la tentación en momentos como este. El punto clave para entender la Reforma es entender que en cada época la Iglesia vive su experiencia del trabajo real de Dios en un contexto histórico determinado. Vivimos en medio de presiones políticas, distraídos por el calor de la discusión y la ferocidad de la búsqueda del poder pecaminoso. Eso fue cierto también hace 500 años cuando las 95 Tesis se extendieron por Europa, como lo hizo la Biblia de Lutero, a una velocidad imposible antes de la impresión, y se alimentaron del combustible del fermento intelectual del Renacimiento.

Las Buena Nueva de Jesús, el evangelio, tan hermosa y poderosamente renovado en su predicación en la Reforma, es eterna, pero su aplicación, como dice Cantalamessa, es diferente en diferentes momentos. El Evangelio siempre habla de las necesidades de nuestro tiempo; siempre es la palabra de Dios Siempre habla proféticamente sobre el orgullo humano y el pecado de Papas, Arzobispos y emperadores en el siglo XVI. Hoy el Evangelio habla de las desigualdades de un mundo de desigualdad del siglo XXI: de refugiados y trata de personas; arrogancia humana y materialismo; en el uso de la tecnología como un salvador, más que como un regalo. Nuestra manera de hablar y vivir el evangelio debe, como Martín Lutero, estar hablando a nuestro mundo como es.

El Evangelio siempre dice que no podemos agregar nada a la obra de Cristo, y que en Cristo Dios ha hablado de manera definitiva. Que las escrituras son testigos confiables de la palabra que Dios ha hablado, y que cuando son liberadas y confiables, traen florecimiento humano. Al mismo tiempo, nuestras divisiones obstaculizan nuestro testimonio, especialmente a medida que vivimos en un mundo de filosofías, creencias y enfoques de fe en constante enfrentamiento o rechazos de fe.

¿Entonces, cuál es el problema? El problema, como en todas las edades, somos nosotros.

En Juan 17, Jesús ora por la unidad entre el pueblo de Dios para que el mundo sepa que vino del Padre. El Evangelio no es una idea: es vida, amor y transformación, y si los portadores de las buena nueva no se transforman en una vida unida y amorosa, entonces serán incapaces de convencer a nadie de que lo que dicen es verdad. Lutero liberó el evangelio y, como seres humanos, buscamos continuamente encarcelarlo detrás del ritual y la autoridad, o hacerlo servir a la política o a nuestras particulares causas. Cuando pretendemos usar el evangelio para nuestros propios fines, en lugar de proclamarlo como la palabra de Dios, entonces el Evangelio no se predica y la iglesia se divide.

Estamos llamados a estar unidos. En nuestras culturas, las realidades de la formación de la identidad propia, de la política, del lenguaje, de nuestra historia como opresores y oprimidos, nos conducen, hoy en día, a burbujas autorreferentes de mutua indignación y antagonismo. La Unidad es un testigo de que, a través de la gracia recibida solo por la fe, el Cosmos ha cambiado verdaderamente, porque Jesús vino del Padre, y como todo ha cambiado, podemos como seres humanos encontrar unidad y propósito.

La Reforma fue un regalo de Dios, no solo en sí, sino como un signo de la fidelidad de Dios a su obra de revelar las buenas nuevas de Jesús a un mundo necesitado, y la fidelidad de Dios al usar a su iglesia a pesar de nuestros defectos.

¿Qué hacemos con ese regalo hoy? ¿Estaremos dispuestos a ser reformados de nuevo y siempre, dejando de lado nuestras diferencias porque estamos atrapados en la gracia que se encuentra a través de la fe?

¿Encontraremos solo de Dios la fuerza y ​​la gracia para ser una bendición unida a su mundo, para que nuestro testimonio de unidad en la diversidad supere nuestros temores mutuos?

¿Confiaremos nuevamente en la esperanza de que Dios, que nunca abandona su Iglesia, nos vuelva a reformar, para que el mundo pueda ver que Jesús vino del Padre?

Ya está sucediendo de muchas maneras, y se ha logrado tanto. Pero aún no nos hemos permitido lo suficiente como para ser capturados por la radicalidad del Evangelio de modo que podamos bendecir al mundo como deberíamos. Al rendirnos al Dios que nos rescata a los pecadores, seguramente encontraremos nuestra vocación como los mensajeros de la buena nueva para el mundo.

"Oh Dios, por cuanto sin ti no podemos agradar a ti; Gracias misericordiosamente, para que tu Espíritu Santo en todas las cosas dirija y gobierne nuestros corazones ".

Amén.

Abp. + Justin Welby

Entradas destacadas
Entradas recientes