Poesía y música de Dios, por Theresa White


Publicado el 10 JUNIO 2022 en CHURCH TIMES. Traducido y publicado benévolamente, sin interés mercantil para Escritorio Anglicano por Javier Otaola.



Entre Pentecostés y el Domingo de la Trinidad, Sor Teresa FCJ celebra el don del Espíritu Santo


EL Espíritu Santo es la poesía y la música de Dios. La tradición cristiana ofrece una magnífica variedad de versos y canciones, nuevos y antiguos, antiguos y modernos, que declaran que el Espíritu, el soplo de Dios, está soplando a través de nuestro mundo, nuestro universo. En poemas hermosos y perspicaces, en melodías serenas o conmovedoras, generaciones de poetas y músicos se han inspirado para celebrar la presencia interior del Espíritu en toda la creación.


La música habla sin palabras, y la poesía, “el dedo de la mano derecha de Dios”, señala su mensaje para el tiempo presente. Inaudible, invisible, intangible, el poder creativo y el arte del Espíritu nos llama a ver que “Dios es amor, y el que vive en el amor vive en Dios y Dios vive en él” (1 Juan 4:16). Donde el amor, la bondad y la verdad se descuidan o se destruyen, el mundo se empobrece y se deshonra a Dios. El Espíritu, la poesía de Dios, enseña al pueblo de Dios a apreciar la belleza en todas sus formas y amplía el círculo del amor.


En nuestra conversación diaria, seamos o no personas de fe, damos por sentado el papel que desempeña el Espíritu en nuestras vidas, y lo demostramos con las mismas palabras que usamos para describir nuestras experiencias más conmovedoras. Cuando nos quedamos asombrados ante una obra de arte, o admiramos la gracia natural de un bailarín; cuando escuchamos música hermosa, o leemos un poema que nos conmueve profundamente; cuando nos deleitamos con la belleza de la tierra, espontáneamente usamos palabras como “impresionante”, “sobrecogedor”, incluso “alucinante” o “fuera de este mundo”.


Y hablamos de “el viento del cambio” cuando nos damos cuenta de los signos de transformación y renovación en la forma en que conducimos los asuntos en nuestra ciudad natal, nuestro país o en la comunidad humana en general.




Cuando respiramos hondo, o damos “el beso de la vida”, es el Espíritu de Dios quien nos revive y nos restaura.


En latín, la palabra "spiritus" denota tanto "aliento" como "viento", y ambos son imprevisibles, indivisables. Jesús, en su conversación con Nicodemo, se refiere a esta imprevisibilidad: “Tú sabes muy bien cómo sopla el viento de aquí para allá. Lo escuchas susurrar a través de los árboles, pero no tienes idea de dónde viene o hacia dónde se dirige a continuación. Así es con todos los que ‘nacen de lo alto’ por el viento de Dios, el Espíritu de Dios” (Juan 3.8; tr. Eugene Peterson, El Mensaje).


El viento no sopla en la misma dirección todo el tiempo, ni suele demorarse. Lo mismo ocurre con la respiración física, la fuerza que sostiene la vida: podemos contener la respiración, pero no para siempre. Entonces, debemos responder en el momento, permitiendo que el viento, el soplo del Espíritu, sople a través de nuestras vidas, sacándonos de la preocupación y el temor del presente; animándonos a cantar de nuevo; animándonos a buscar nuevos horizontes; incitándonos a la oración y la acción.


Cuando el Espíritu se cierne sobre el caos que nos rodea, el soplo se convierte en un viento tempestuoso, un viento del cielo que desafía y confronta, trastorna nuestras viejas ideas y nos impulsa a tomar otro camino, una nueva dirección. Donde hay caos y miedo, se necesita un cambio. El Espíritu abre las ventanas de las mentes que retroceden ante demasiada realidad; toca corazones que están cerrados a la presencia sanadora de Dios; abre los ojos ciegos a las sorpresas de la tierra. Pablo nos dice que el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad y nos da la confianza para seguir adelante en tiempos difíciles, para comenzar de nuevo.




NUESTRO reconocimiento de la “persona” del Espíritu de Dios encuentra su articulación verbal más rica en la poesía, y la poesía se deleita en los signos y símbolos. El Espíritu es un viento poderoso, soplando a través de la comunidad cristiana hoy, tal como lo hizo en el primer Pentecostés. Este viento del cielo es imparable: nos impulsa, nos lleva adelante. En las buenas y en las malas, el Espíritu influye en el devenir del futuro, permitiéndonos mirar la realidad no con resignación pasiva, sino con esperanza activa. Pedimos al Espíritu de Dios que entre en nuestras vidas, para recrear la faz de la tierra.


El fuego es una de las imágenes bíblicas más claras del Espíritu: una llama que ilumina el mundo, que ahuyenta las sombras. En el resplandor de esta luz, somos capaces de discernir momentos de bendición, incluso cuando estamos rodeados de tristeza, y de descubrir semillas de esperanza, incluso cuando estamos al borde de la desesperación. Pedimos al Espíritu de Dios que ilumine nuestras tinieblas y nos revele los milagros diarios de la creación.


El Espíritu también se representa como un manantial de agua viva, un río que limpia y refresca mientras fluye a través de nuestro mundo quebrantado. Las olas ondulantes hacen eco del canto del Espíritu, llamándonos a tomar riesgos, a estar listos para navegar hacia lo desconocido. Quizás a veces sentimos como si nuestro pequeño bote estuviera a la deriva en la oscuridad. ¿Estamos perdidos en la noche, aferrados a medias esperanzas de encontrar nuestro camino? De repente, un fuerte viento infla las velas y un coraje inesperado nos da fuerzas para continuar. Entonces, navegamos, pidiéndole al Espíritu que nos guíe y nos guíe.

La música es un acercamiento del alma a Dios, y el Espíritu es a la vez cantor y canción. La voz del cantante proclama buenas noticias al pueblo de Dios: en todo lo que nos sucede hay un potencial sagrado, porque estamos en las manos amorosas de Dios. A veces, la voz nos interpela y nos inquieta, nos aleja de las cosas sin vida del pasado; nos llama, como dijo Teilhard de Chardin, a “aprovechar para Dios las energías del amor”.

En nuestro mundo violento, destructivo e injusto, en nuestros conflictos políticos y querellas personales, la paz es un regalo que anhelamos. La paloma es el símbolo precioso de la paz que trae el Espíritu: una paz que nos une, nos libera y nos anima a confiar en el mañana. Pedimos al Espíritu que nos muestre cómo derribar los muros de odio que hemos construido y vivir juntos en amor, paz y justicia en la tierra que es nuestra casa común.



ES bueno reflexionar que el Espíritu Santo, la poesía de Dios, expande el alma y le recuerda sus anhelos y necesidades espirituales.


Cuando las cosas se ven sombrías, cuando nos sentimos miserables y ansiosos, el Espíritu de Dios despierta en nosotros la energía del gozo. Cuando estamos inquietos, preocupados o agotados, el Espíritu profundiza en nosotros la energía de la paz.


Mientras luchamos por actuar con justicia, amar con ternura y caminar humildemente en la presencia de Dios, el Espíritu fortalece en nosotros la energía de la bondad. Cuando una palabra o un gesto reflexivos pueden quitar el aguijón de un chisme hiriente, el Espíritu crea en nosotros la energía de la bondad.

Cuando tratamos a los demás con dureza y cuando hacemos mal uso de las cosas de la creación de Dios, el Espíritu nos restaura con la energía de la mansedumbre.



Ven, Espíritu Santo, llena los corazones

de tus fieles, y alumbra en

ellos el fuego de tu amor. . . y

renovarás el rostro de la

tierra.




La hermana Teresa White pertenece a los Compañeros Fieles de Jesús y es la autora de Hope and the Nearness of God: The 2022 Lent Book, publicado por Bloomsbury a £9.99 (Church Times Bookshop £9); 978-1-4729-8419-7.

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square