Karl Barth en América Latina. Alberto Roldán, Ediciones Kairós. Reseña de Alfonso Pérez Ranchal




Karl Barth en América Latina. Alberto Roldán, Ediciones Kairós, 2019. 197 páginas

"Roldán lleva a cabo un magnífico panorama de la vida y obra de Karl Barth y de su relación con América Latina, en particular". Leopoldo Cervantes-Ortiz





Alberto F. Roldán es de nacionalidad argentina, doctor en teología por el Instituto Universitario (ISEDET) de Buenos Aires y máster en ciencias sociales y humanidades (filosofía política) por la Universidad Nacional de Quilmes. Cursó la maestría en educación en la Universidad del Salvador (Buenos Aires). Ha dictado cursos y conferencias en institutos y universidades de América Latina, Estados Unidos, Europa y Corea del Sur. Es director de posgrado del Instituto Teológico Fiet y profesor y asesor del Programa Doctoral Latinoamericano en Ciencias Teológicas. Es miembro de la Fraternidad Teológica Latinoamericana, ha publicado unos veinte libros con traducciones al portugués, inglés y alemán y decenas de artículos en revistas especializadas. Es director de la revista Teología y Cultura.



Karl Barth es considerado uno de los teólogos más grandes que ha dado la historia. Para algunos el más destacado del siglo XX, para otros uno de los tres más relevantes de ese siglo junto a Bultmann y Tillich.



Debemos tener presente que este siglo XX es un siglo de oro para la teología por los grandes nombres que aparecieron tanto en el terreno protestante como en el católico. Lo curioso, o tal vez no tanto, es que Karl Barth ha sido criticado e incomprendido desde dos posiciones enfrentadas entre sí. Por un lado, un rancio conservadurismo teológico; por el otro, un liberalismo renovado. Dentro del primero hay quien lo ha considerado -y esto tiene miga- como liberal y contrario a la inspiración bíblica entendida desde la inerrancia en sentido absoluto, o bien como un caballo de Troya, como alguien que tiene apariencia de teólogo ortodoxo pero realmente no lo es. El segundo, ese liberalismo renovado, lo considera como que nunca entendió precisamente el liberalismo teológico en el que se instruyó en sus primeros años de estudiante. Decía que tenía miga el considerar a Barth como liberal, ya que él fue uno de los principales teólogos que se opuso a esta corriente, de hecho, su Comentario a los Romanos fue un golpe de gracia a la misma. Considerarlo como alguien que aparenta pero no es, es juzgarlo desde una mentalidad tan estrecha que solo cabe lo propio. En cuanto a los que afirman que jamás entendió el liberalismo sus escritos demuestran lo contrario, sabía muy bien de lo que hablaba y ante qué se oponía.


Ante lo aquí expuesto se comprende lo relevante que es acercarse al pensamiento de Barth, un pensamiento que marcó un antes y un después de toda una época, que ha influido tanto a teólogos protestantes como a católicos y que incluso ha sido motivo de estudio por algunos filósofos.


Para hablar bien o mal de alguien hay que realizar el esfuerzo por comprenderlo, pero no "comprenderlo" desde uno mismo sino desde el momento histórico y personal que le tocó vivir y de cómo todo ello lo fue marcando y configurando como persona al completo.


Alberto Roldán con este libro titulado Karl Barth en América Latina nos ayuda precisamente a conseguir eso. Ya que Barth nunca estuvo en América Latina, lo que el autor nos quiere transmitir con este título es la influencia que el teólogo suizo ha tenido y tiene en aquellas tierras. Se trata de un acercamiento a su figura y pensamiento que pasa por presentar a grandes rasgos su vida y obra para después considerar sus huellas en algún filósofo, pero sobre todo en los teólogos que se enmarcan dentro de Iglesia y Sociedad en América Latina (ISAL) en la Fraternidad Teológica Latinoamericana (FTL) y en la Teología de la Liberación.


Para ello Roldán estructura su libro en 8 capítulos con un destacable prólogo de Leopoldo Cervantes-Ortiz. *

El primer capítulo presenta una semblanza de Karl Barth, lo que él entendía por teología y las diversas maneras en que se ha denominado la teología barthiana; el capítulo segundo aborda la cuestión de si Barth puede ser clasificado como un teólogo existencialista; el tercero toca el contraste entre revelación y religión que existe en los escritos de este teólogo; el cuarto se centra en la relación entre Iglesia y sociedad, esto es entre Reino de Dios y política y la importancia que este tema posee al presente en América Latina; el capítulo sexto está destinado a plasmar un cuadro de la recepción del teólogo suizo en Latinoamérica, en concreto en ISAL, la FTL y la Teología de la Liberación; el séptimo se trata de un cuento que Roldán escribió en 2017 llamado "Karl Barth, Emil Brunner y Paul Tillich: café brasileño". En él recrea una escena en la cual dialogan estos tres autores en torno a cuestiones teológicas. Aunque el encuentro es ficticio el contenido no es inventado, representa el pensamiento real de ellos; el último de los capítulos es una entrevista a Juan Stam, al cual denomina Roldán como "el último discípulo" de Karl Barth.

Una breve conclusión cierra esta obra.

Estamos ante un libro que merece la pena leer. No ya por la figura de la que trata, sino por el buen hacer de su autor. Conforme se va avanzando en sus páginas nos damos cuenta de la abundancia de citas textuales que coloca Roldán. Esto desde luego es positivo al poder leer de primera mano lo que el autor citado pensaba, aunque debo decir que echo en falta más líneas de Roldán que expliquen y apliquen lo que allí se ha presentado. Cuando en la parte final de cada capítulo aparece la sección conclusiones, allí se pone en claro lo interesante de las mismas. Lo que aquí estoy apuntando no es que el texto permanezca por momentos oscuro, sino la buena comprensión de Roldán de la que hace gala de los diferentes autores citados y de lo enriquecedor del texto subsiguiente cuando entra en detalles, explicaciones y aplicaciones para nuestros días. También hay que apuntar que este libro da por sentado que el lector tiene nociones del pensamiento de algunos filósofos como Kierkegaard, Heidegger o Gadamer. Si no es el caso es un buen momento para comenzar allí en donde estos nombres aparecen.


Otro punto a destacar es que a pesar de la clara admiración que el autor tiene por Barth, esto no le impide realizar algunas críticas al pensamiento del autor suizo cuando lo cree conveniente, si bien no lo hace directamente, sino citando primero a otros teólogos.


Karl Barth necesita ser reivindicado y redescubierto en cada generación. Su pensamiento no ha caducado ni está obsoleto, todo lo contrario. Todavía permanece su fuerza y actualidad. Sin duda es necesario tener alguna guía o haber leído algo con anterioridad sobre el teólogo suizo para poder acercarse a su pensamiento, para considerar sus obras. Este libro de Roldán es perfecto para ello.


Alfonso Pérez Ranchal es Diplomado en Teología Pastoral por el CEIBI (Centro de Investigaciones Bíblicas), Licenciado en Teología y Biblia por la Global University y profesor del CEIBI. Director y Editor del portal www.PensamientoProtestante.com , y vive en Cádiz, España.


* Leopoldo Cervantes-Ortiz Médico, teólogo y poeta mexicano. Licenciado en teología por la Universidad Bíblica Latinoamericana (Costa Rica) y en letras latinoamericanas por la Universidad Nacional Autónoma de México.

Pastor presbiteriano. Director del Centro Basilea de Investigación y Apoyo, A.C. Iniciador de la nueva etapa de la Facultad Latinoamericana de Teología Reformada. Miembro de la Comisión de Formación Ecuménica del Consejo Mundial de Iglesias y del comité editorial del Consejo Latinoamericano de Iglesias. Coordinador de la página permanente en español sobre Juan Calvino: www.juan-calvino.org .

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square