top of page

Entrevista: John G. Shobris, psicólogo clínico




Traducido benévolamente y publicado sin interés comercial.


Por TERENCE HANDLEY MACMATH14 DE ABRIL DE 2022 CHURCH TIMES


“Cuando condenamos al infierno a los que no creen en la fe cristiana, es mala teología”



Actualmente, trabajo en el Departamento Correccional de Florida, supervisando psicoterapeutas que brindan tratamiento de salud mental a presos diagnosticados con un trastorno mental. También enseño meditación mindfulness, psicología junguiana y freudiana, terapia cognitivo-conductual, neuropsicología y neuropsicoanálisis.



Actualmente no trabajo con presos del corredor de la muerte pero, cuando lo hacía, era un lugar muy tranquilo. El proceso de apelación puede llevar tanto tiempo que algunos mueren por causas naturales antes de ser ejecutados y otros tienen éxito en sus apelaciones.



Muchos presos quieren hablar de su fe. Un paciente católico romano expresó recientemente una gran culpa por las personas a las que hirió o posiblemente mató. Hablamos sobre el poder sanador del perdón incondicional de Cristo. En Cristo, el arrepentimiento es posible, incluso si el error involucra asesinato o cualquier otro crimen atroz.



Otro recluso, que se convirtió del cristianismo al islam, dijo que el Dios de los cristianos es demasiado blando y que la fe no le impedía ser un criminal. Ahora, como musulmán, insiste en que ya no se involucra en actividades delictivas porque su Dios es mucho más estricto y exige respeto.


Como terapeutas, ayudamos a cada paciente a aceptar la realidad espiritual tal como la ven, independientemente de su fe religiosa.


Sí, mi fe influye mucho en mi práctica clínica. Mi caminar con Cristo me informa que, a través de Cristo, no hay juicio ni condenación. No juzgo a los pacientes que veo. Los delincuentes deben ser institucionalizados para proteger al público, pero no puedo tolerar las represalias. La teología cristiana oriental sugiere: “Nuestro Dios es un Dios de misericordia, no de justicia”. Dicho de otro modo, en el cristianismo, la justicia es misericordia.


La mayor parte de la prehistoria y la historia humanas pasaron por lo que denomino “paleoteología”, la idea de que el reino divino requiere un sacrificio para mantener su favor. El período Axial trajo una nueva comprensión: en el hinduismo, se cuestionó el sacrificio de sangre. El budismo eliminó cualquier sacrificio de sangre y predicó la no violencia.


Isaías describió a alguien que fue herido por nuestras transgresiones.

En Cristo se desarrolla la nueva teología. Cristo es el criminal crucificado, que es realmente Dios. La inocencia de la víctima se revela plenamente en Cristo. ¿Quién es la víctima? Todos somos víctimas. Incluso aquellos que se aprovechan de los demás son víctimas de su propia ignorancia: “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen”. El cristianismo marca el comienzo de una nueva comprensión que no victimiza.




La actitud cristiana marcó el comienzo de la ciencia, la tecnología y el mundo moderno; pero no es una refinada teología cristiana sistemática [que implica] apertura a la posibilidad de descubrimiento, abolición de la persecución de las minorías, eliminación de la esclavitud y desarrollo de instituciones democráticas donde se protegen los derechos de todos y se defiende la dignidad humana.


La mente moderna se esfuerza por no tener víctimas: las mujeres son iguales a los hombres, las razas son iguales, las personas homosexuales y transgénero son aceptadas y protegidas. El castigo penal está evolucionando hacia un espíritu de rehabilitación y seguridad pública, y las diferentes religiones ya no son perseguidas.


Cuando condenamos al infierno a los que no creen en la fe cristiana, cuando fomentamos el prejuicio contra cualquier grupo o género, o cuando odiamos, despreciamos o culpabilizamos a las personas por cualquier característica que tengan, es mala teología. La mala teología es la creencia en la división entre lo aceptado y lo rechazado. Es destructivo.


Cuando era preadolescente, yo era católico. Al final de mi adolescencia, estudié filosofía oriental. Después de divorciarme de mi primera esposa, abracé la teología protestante de Cristo muriendo por nuestros pecados como el sacrificio perfecto al Padre, pero me embarqué en un estudio intenso del cristianismo, incluida la ortodoxia. Después de trabajar de cerca con un sacerdote ortodoxo oriental durante un año, fui crismado [confirmado] en la Iglesia oriental.



Algunas de las prácticas de la Iglesia ortodoxa reflejan al menos un matiz de paleoteología, pero no existe una Iglesia perfecta, y el cristianismo auténtico no se trata de pertenecer a una sola Iglesia. El cristianismo significa que Jesucristo es el centro de mi vida.



Cuando tengo momentos y olvido esa verdad, la vida es más bidimensional y menos viva. Cristo dentro de mí es una realidad viva que me sustenta a mí y a mi relación con mi esposa, mis hijos y el resto del mundo.



Mi esposa me inspiró a escribir Meditación Cristiana. Vivimos en un pueblo rural muy pequeño en el norte de Florida. Cada uno de nosotros tuvo tres hijos en nuestro primer matrimonio; entonces, cuando Holly y yo nos casamos en 2008, teníamos seis hijos pequeños. Ahora están fuera de la casa, a excepción de un hijo adolescente y nuestra hija menor, y cuidamos a nuestros nietos. También tengo un hijo autista que actualmente vive con su madre.


La Meditación Cristiana no describe técnicas. La meditación no es un método: es un proceso orgánico. Jung dijo que no tenía método ni pasos cuando se dedicaba a la psicoterapia. Cada cliente es diferente, por lo que se acercó a cada persona como un individuo único, permitiendo que la situación hablara por sí misma, armado solo con sus conocimientos sobre la psicología y el inconsciente.



En psicoanálisis, un objetivo es formar representaciones adecuadas de la realidad psíquica. Para meditar, necesitamos representaciones adecuadas de la realidad. Estas representaciones no son la realidad en sí misma: son solo hojas de ruta hacia la realidad. Con una hoja de ruta precisa, se puede acceder a una mayor amplitud de la realidad.



Lo que a menudo falta o está subrepresentado en las versiones occidentales de la realidad es el elemento transracional de la existencia. Nuestro libro enfatiza un profundo respeto por el misterio, un respeto que está bien elaborado en la teología cristiana oriental y el budismo. La dimensión discursiva del libro adapta las intuiciones de René Girard sobre el sacrificio y la victimización, y Cristo como el último sacrificio y el sacrificio que acaba con todo sacrificio. La más débil de todas las criaturas, un criminal crucificado, vence a la muerte por la resurrección y demuestra la verdad de la víctima. Cristo es todo ser humano que ha sido víctima.







Spinoza creía que las ideas adecuadas producen un mundo justo y amoroso. La justicia y la misericordia no son el resultado de la voluntad. Son el resultado de ideas adecuadas. El libre albedrío es una idea inadecuada. La voluntad sólo es libre en el sentido de que nadie nos apunta con un arma a la cabeza. No es libre en todos los demás sentidos: nuestras elecciones son causadas por vectores motivacionales conscientes e inconscientes. El “libre albedrío” sugiere que las malas de