15 Jul 2020

22 Jun 2020

Please reload

Entradas recientes

TODO EMPEZÓ EN SEMANA SANTA

4 Apr 2020

1/10
Please reload

Entradas destacadas

Creados como iguales a la imagen de Dios

 

 

 

EL PRIMER CAPÍTULO de Génesis describe cómo Dios creó a Adán y Eva a su imagen, sin hacer distinciones entre ellos, sino tratándolos como iguales. “Y creó Dios a la humanidad a su imagen, a imagen de Dios los creó; varón y hembra los creó ”. (Génesis 1:27) Sin embargo, tendemos a leer la Biblia a través de las lentes de nuestra cultura. Dado que la cultura de la Iglesia está fuertemente influenciada por los valores patriarcales heredados de la sociedad, muchas partes de la historia de la creación se han interpretado como el establecimiento de un orden mediante el cual se supone que los hombres son superiores a las mujeres: "Y el Señor Dios dijo: No es bueno que el hombre esté solo; Le haré un ayudante comparable a él "(Génesis 2:18). "Y Adán dijo: Esto es hueso de mis huesos y carne de mi carne: Ella será llamada" mujer "porque fue sacada del hombre". (Génesis 2:23) Para entender el significado de estos versículos, debemos hacer un esfuerzo para ver — Ver, por ejemplo: Hewitt, Alan (2016), La revolución de género, Emancipar a las mujeres y Empoderar a la Iglesia, River Publishing Media Ltd. — desde otra perspectiva que la de nuestra cultura. Al crear a la mujer, Dios la llama "una ayudante comparable al hombre". Contrariamente a lo que podemos pensar, no hay ningún indicio de inferioridad en este pasaje. A través de nuestras lentes culturales, tendemos a entender la palabra ayudante como inferior, un sinónimo de doncella o quizás incluso esclavo. Pero si echamos un vistazo a la palabra hebrea ezer, que se usa en el texto original, podemos ver que esta palabra aparece 21 veces en el Antiguo Testamento. En la mayoría de los casos, se refiere a un superior, y ni una sola vez se refiere a un subordinado. 16 veces, el ayudante en cuestión es Dios mismo. Una ayuda de Dios no puede ser vista como inferior. A la luz de esto, está claro que la mujer fue creada para ser igual al hombre. Eva también se describe como "hueso del hueso de Adán y carne de la carne de Adán". Mirando el panorama completo, nuestra interpretación es que esto debe entenderse como una manera de mostrar cómo las mujeres tenían el mismo valor y estatus que los hombres. 

 

La creación de Eva a partir del "hueso y la carne" de Adán es la unidad, para enfatizar cómo los hombres y las mujeres fueron creados iguales. En la historia de la creación no se dice nada sobre la creación de la mujer con ciertos rasgos específicos de género que la hacen diferente del hombre. Tampoco hay ningún indicio de que a las mujeres y los hombres se les asignen roles o responsabilidades diferentes. Por el contrario, Génesis enfatiza que las mujeres y los hombres fueron creados a imagen de Dios como iguales. Pero cuando el pecado vino al mundo, vino con las consecuencias de relaciones rotas entre la humanidad y Dios, y entre el hombre y la mujer, trayendo consigo violencia, desigualdad y jerarquías malsanas. Mientras persista la desigualdad entre hombres y mujeres, la imagen de Dios que se supone que debemos estar en la tierra será retorcida e incompleta.

 

Preguntas para reflexionar sobre • ¿Cómo crees que la cultura afecta nuestra lectura de la Biblia? ¿Qué podría significar la historia de la creación igual para los cristianos de hoy? Cuando Jesús se sacrificó a sí mismo en la cruz, nos abrió la posibilidad de reconciliarnos con Dios y con los demás. Esta reconciliación no solo nos da la posibilidad de ser restaurados como seres humanos; también hace que la imagen de Dios se complete de nuevo.

 

La cruz hace posible restaurar las relaciones. En Jesucristo, podemos llegar a ser los que pretendíamos ser. Por lo tanto, desde una perspectiva cristiana, la realidad de la cruz es el evento más importante en la historia humana. En la Biblia, está claro que Jesús siempre trató a las mujeres y los hombres como iguales. Conoció, escuchó y cuidó a las personas por igual. María, Magdalena, Juana y María, la madre de Santiago, fueron las primeras personas que vieron a Jesús después de su resurrección. En un contexto donde a las mujeres no se les permitió testificar en el tribunal, estas tres mujeres fueron las que recibieron la tarea de llevar el mensaje a los discípulos de que su maestro estaba vivo. Con demasiada frecuencia, las personas han sido reprimidas en nombre de la religión. Pero la cruz no le da a nadie el derecho de reprimir a otro ser humano, y tampoco lo hace el Cristo resucitado.

 

Traducido y publicado benévolamente de  Church and Gender Equality Resource and Tool Box

Written by Jenny Bergh and Fredrika Uggla. Contributions from Emelie Nestor, Bassem Maher and Mikael Jägerskog.

Copyright © 2017 by PMU

 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

Síguenos