La Misión Cristiana entre los Musulmanes, Capitulo 1

Este es un capítulo[1] de un libro que conmemora la fundación de una sociedad misionera llamada Anglican Frontier Missions, o sea Misiones Anglicanas Fronterizas. Mi familia y yo hemos tenido el privilegio de trabajar con AFM en varias capacidades desde el año 2004. Me complace aprovechar la oportunidad. He estudiado la historia de la misión de la Iglesia hacia y entre los musulmanes y el estado actual de esa misión. Este capítulo tratará de observar el camino dos o tres o cinco décadas para ofrecer algunas proyecciones informadas (o suposiciones inteligentes, si lo prefiere) sobre el futuro de esa misión y testimonio.

Este capítulo está dividido en cuatro partes. Primero, describiré algunas de las corrientes principales dentro del Islam mismo. En segundo lugar, exploraré algunos de los temas claves que la iglesia del Oeste debe abordar. Tercero, exploraré algunos temas claves para que la Iglesia los aborde en el mundo de mayoría musulmana. Finalmente, concluiré el capítulo con algunas breves observaciones que se relacionan particularmente con el cristianismo anglicano.

1. CORRIENTES DENTRO DEL ISLAM

De vez en cuando, cuando enseño en iglesias y universidades, espero que alguien sugiera que lo que necesita el Islam es una Reforma, tal como lo hicieron los cristianos europeos en el siglo XVI. Tal vez entonces los musulmanes estarían felices de vivir con la separación de mezquita y estado, sugiere alguien. Pero esto tergiversa tanto el motivo de los reformadores europeos del siglo XVI, ya sea protestante o católico, como lo que significa el Islam reformado. En el corazón de este error está el supuesto de que la reforma de alguna manera significa la liberalización. No es así. Los movimientos de reforma en realidad están tratando de regresar a las fuentes, a la generación más temprana de la comunidad, a liberar a la mente colectiva de acreciones posteriores que oscurecen la visión pura del fundador. Es como si hubiera una ventana tapada y manchada de barro, y el rol del reformador es limpiar esa ventana, no crear una visión completamente nueva. Esta es ciertamente la forma en que Lutero y sus amigos imaginaron su propia tarea. Tuvieron que deshacerse de las supersticiones, las indulgencias y el papismo (una palabra favorita) precisamente para volver a lo que percibían como una fe apostólica.

El siglo XX ha sido testigo de múltiples intentos de este tipo en el mundo musulmán. Un precursor fue la reforma de Muhammad ibn Abd al Wahhab (f. 1792), el fundador de la escuela Wahabi del Islam. Pero un verdadero florecimiento vendría después: la Hermandad Musulmana (fundada en 1928), Hizb ut-Tahriir (fundada en 1953), Hezbollah (establecida oficialmente en 1985), Hamas (fundada en 1987), Al Qaeda (fundada c. 1988) , y últimamente el Estado Islámico (declarado oficialmente en 2013). Estos musulmanes están tratando de regresar al Islam puro de Muhammad y sus compañeros. La palabra árabe para "compañeros" es sulafa, de donde proviene el Islam salafista. En pocas palabras, los salafistas están tratando de vivir el Islam puro e incontaminado de Muhammad y sus compañeros. Hablar de los compañeros de Muhammad suscita las mismas emociones en los musulmanes que hablar del cristianismo apostólico en los cristianos.

Y luego tenemos a Muhammad. ¿Qué ADN impartió a su comunidad? No siempre fue violento, pero a veces sí lo fue. Al final de su vida, reflexionando sobre su exitosa carrera como profeta y estadista, señaló que, "Me ha enviado con las expresiones más cortas que tienen los significados más amplios, y se me ha hecho victorioso con terror (arrojado en los corazones del enemigo), y mientras dormía, me trajeron las llaves de los tesoros del mundo y las pusieron en mis manos ”. En el Islam, Muhammad es el ser humano ideal, la plantilla para todas las demás personas, el camino hacia la felicidad. Ahora bien, si el mismo Muhammad fue "hecho victorioso a través del terror", ¿qué tan realista es decir que el terrorismo, usar el miedo para efectuar un cambio político, es de alguna manera inapropiado? Un musulmán podría argumentar que este o aquel acto particular de terror no se ajusta al patrón de vida (sunna) de Muhammad, pero la afirmación absoluta de que el terrorismo representa una mala interpretación del Islam es obviamente insostenible. A lo largo, el Islam nunca puede ser mejor que Muhammad, al igual que el cristianismo nunca puede ser mejor que Jesús.

Las próximas décadas continuarán siendo testigos de la lucha interior de la Umma (la comunidad mundial de musulmanes), para discernir qué es precisamente el Islam. ¿No puede el islamismo transformarse en una forma secular de piedad personalizada, como lo ha hecho gran parte del protestantismo? Con varias repercusiones desafortunadas, hay que admitir. Conozco personalmente a muchos musulmanes que no quieren forzar a los Sharia en el mundo y que nunca pensarían en participar en actos de terror. ¿Por qué no pueden ser los normativos?

El problema es que los musulmanes reformados tienen un derecho mucho más fuerte al Islam auténtico que los llamados musulmanes moderados o seculares. Su forma de vida imita más de cerca la vida y la ética de su fundador. Los fundadores del Islam y el cristianismo impartieron a sus comunidades un ADN espiritual. Cuando cualquiera de las dos tradiciones se aleja demasiado de ese ADN durante demasiado tiempo, pierde vitalidad y se extingue, a menos que se reforme. No es difícil obersvar muchas de las grandes iglesias principales de los EEUU y las iglesias estatales de Europa, y entender que eso está ocurriendo ahora mismo. Aquí hay un ejemplo de la Edad Media: nosotros los cristianos vimos a los musulmanes desplegando, con gran éxito, una especie de violencia santificada llamada Yihad. Nos preguntamos si podríamos hacer algo similar: ¿podríamos conectar la gracia de una indulgencia con un peregrinaje armado para liberar a Tierra Santa? A estas, hoy, las llamamos cruzadas. En el momento histórico aquella palabra no existía, era sola una peregrinación. El motivo de las cruzadas iniciales fue ciertamente irreprochable: ayudar a nuestros hermanos cristianos en el Oriente a recuperar las tierras que se les fueron arrebatadas por los musulmanes en una guerra de agresión sin pretensiones ni provocación. (El razonamiento es esencialmente el mismo que el de los EEUU a unirse a la Primera Guerra Mundial). Y así, tratamos de cruzar durante algunos siglos. Pero después de solo unos pocos siglos, discernimos que la violencia sacramental de la peregrinación armada no estaba en línea con el ADN que nuestro fundador nos había impartido. Y así nos detuvimos. Por cierto, esta es la razón por la que cualquier que propone un paralelo entre las cruzadas y la Yihad, obviamente, no sabe nada de ninguno de los dos temas.

Todo esto para decir que los musulmanes de hoy a menudo están en conflicto sobre el Islam y su lugar en el mundo. Los musulmanes están cuestionando el Islam como nunca antes. Muchos musulmanes valoran su propia herencia y es difícil para ellos imaginar salir del Islam sin dejar de ser un miembro de su comunidad. Hoy en día, un cristiano puede ser un bautista romano o un Pentecostal en Londres, pero esos son desarrollos relativamente nuevos en el mundo cristiano. ¿Qué significa ser un turco Católico? ¿Una saudita cristiana? Ayudar a los creyentes indígenas a pensar y presentar respuestas inteligentes y habitables a tales preguntas debe ser parte de la misión de la Iglesia hacia y entre los musulmanes en las próximas décadas.

Para concluir esta sección, permítanme decir una palabra sobre el diálogo interreligioso. No pocos líderes en el mundo anglicano tomarán la posición de que el diálogo interreligioso ha reemplazado a la venerable missio ad gentes, que se enfoca explícitamente en compartir el Evangelio con el objetivo de la conversión religiosa y, en última instancia, el establecimiento de una iglesia indígena local. Ese ciertamente siempre ha sido el corazón de lo que desea Misiones de la Frontera Anglicana como sociedad misionera. La pregunta no es una novedad. En los años 80, nuestros amigos en la Iglesia Católica Romana hacían la misma pregunta, y esto ocasionó la composición de la encíclica Redemptoris Missio de Juan Pablo II en 1990. En pocas palabras, concluye que el diálogo religioso tiene algún valor, pero que no reemplace y nunca reemplazará la misión de la Iglesia de hacer discípulos de todos los pueblos del mundo.

Esta es claramente la respuesta correcta, pero, en todo caso, soy mucho menos optimista sobre el valor del diálogo interreligioso (DIR) que aquel fino episcopus romanus polaco, el Papa Juan Pablo II. He aquí por qué llego a la conclusión de que el diálogo interreligioso no es tan valioso como la gente supone. En primer lugar, el telos del diálogo interreligioso (DIR) es discutible. ¿Cuál es exactamente el objetivo del DIR? No hacer discípulos de todas las naciones, en la mayoría de los casos no predicar el Evangelio. La predicación y el diálogo son diferentes animales. Una respuesta común es que al construir un entendimiento mutuo entre musulmanes y cristianos, podrán vivir juntos en paz. Esto presupone que existe una voluntad de vivir juntos en paz. ¿Y si no lo hay? En el mundo de mayoría musulmana, el DIR puede ser francamente destructivo y opresivo. Crea un lugar público que atrae la atención de académicos y clérigos occidentales ingenuos y da la impresión (a menudo falsa) de que las minorías cristianas son valoradas y respetadas. Una vez que los reporteros y la gente en camisas de color púrpura se han ido, el abuso cotidiano y la opresión de los cristianos regresan. Si eso no es lo suficientemente claro, DIR es a menudo poco más que un Pueblo Potemkin—o como dicen en algunas partes, mas rollo que película.

¿Y qué pasa con el diálogo interreligioso en el Occidente? La visión divina de una sociedad musulmana no es una con libertad y justicia para todos. La voluntad divina de Alá para la sociedad es que los musulmanes estén en la cima de la pirámide en cuanto al poder y la riqueza. Debajo de ellos está la Gente del Libro (que no es un término de cariño, como suponen tantos occidentales ignorantes), que pagan impuestos adicionales y tienen derechos y seguridad severamente circunscritos. Por último, los paganos y ateos, que deben convertirse al Islam, abandonar Dar al Islam o morir. El DIR es de gran importancia para los musulmanes en el Occidente porque crea la impresión de que los musulmanes están comprometidos con la visión occidental de la justicia, que supuestamente es ciega y trata a todos por igual, ya sean ricos, pobres, hombres, mujeres, blancos, negros o lo que sea. Sin duda a los musulmanes les conviene vivir bajo esta visión de la justicia hasta tal punto que la justicia genuina, con los musulmanes en la cima de la pirámide, pueda ser instanciada para la gloria de Alá y para el bien de la Umma.

DIR en el Occidente tiene la tendencia a poner demasiado énfasis en las similitudes entre el Islam y el cristianismo. El motivo de esto debe ser terapéutico, creo, porque no puede basarse en ninguna comunidad espiritual real. El Islam refuta intencionalmente y claramente la encarnación, la Trinidad, la expiación y la inspiración de la Biblia. Una vez que los sacas del cristianismo, te quedas sin nada.

Finalmente, el DIR a menudo no revela la verdad sobre el Islam. Muchos líderes musulmanes citan intencionalmente los versos irénicos que se sacan de contexto, o que saben que son abrogados. Considere este versículo que siempre se cita para explicar que el Islam y el terrorismo no tienen nada que ver entre sí: “... si alguien matara a una persona [...] sería como si matara a todo el pueblo: y si alguno uno salvó una vida, sería como si salvara la vida de toda la gente” (Corán 5:32). Pero mire el versículo completo: “Por ese motivo: ordenamos a los Hijos de Israel que si alguien matara a una persona, a menos que sea por asesinato o por causar maldad en la tierra, sería como si matara a todo el pueblo; y si alguien salvara una vida, sería como si salvara la vida de todo el pueblo”. Entonces, una vez que veamos el verso real, encontramos dos cosas curiosas: una, que la regla verdadera era para los Hijos de Israel, no para los musulmanes. Y dos, ese asesinato estaba permitido si alguien estaba haciendo travesuras, o como en otras traducciones, la corrupción (fasaad).

[1] Estos artículos fueron originalmente publicados como un capítulo entero en ingles en el libro Shadows from Light Unapproachable (Northumberland Historical Press, 2018) para celebrar 25 años de vida y ministerio de Anglican Frontier Missions.

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

© 2017 Iglesia Española Reformada Episcopal, Comunión Anglicana