El cristianismo humanista es una opción viable por Arthur G Broadhurst


. Los críticos de los teólogos contemporáneos más radicales se han quejado con alguna justificación de que, después de que los teólogos modernos hayan eliminado lo que dicen es el bagaje mítico de tiempos anteriores, (a) no queda mucho de lo que se pueda reconocer como la visión cristiana tradicional de Dios. y (b) lo poco que queda no es muy diferente de no tener ningún dios. En un mundo en el que hemos aprendido a arreglárnoslas sin un concepto de dios como explicación de lo que no sabemos, ese puede ser un punto válido, por lo que algunos de los teólogos más radicales de mediados del siglo XX no se han opuesto demasiado. Mucho cuando sus puntos de vista del cristianismo se caracterizaron como ateísmo cristiano. Estrictamente hablando, el ateísmo es una posición filosófica que sostiene que no hay un referente de la palabra dios. Dado que dios no se refiere a nada [cualquier cosa], así va el argumento, la palabra dios no tiene significado ni uso apropiado en nuestro idioma. El término agnosticismo puede ser un término mejor descriptivo para aquellos sin un concepto viable de dios, porque el agnosticismo es una posición filosófica que argumenta la proposición de que si el término dios tiene un referente no puede ser conocido porque, por definición, cualquier palabra que se refiera es No es parte de nuestro mundo de experiencia y existencia y, por lo tanto, es incognoscible. Dado que dios no "existe" en el espacio y el tiempo y no es demostrable por ningún medio que normalmente usamos para probar la validez de las afirmaciones fácticas, debemos concluir que dios no está sujeto al mismo principio de verificación que usamos para determinar qué puede ser conocido Como no podemos demostrar la validez del concepto, ni tampoco podemos demostrar su falsedad, es mejor suspender el juicio sobre el tema y acordar enmarcar nuestra visión del cristianismo sin recurrir a la noción de Dios. Como cuestión práctica, hay poco para elegir entre el ateísmo y el agnosticismo, porque con cualquiera de las dos opciones nos quedamos sin un concepto funcional de Dios en nuestro vocabulario religioso. Prefiero caracterizar mi visión del cristianismo como humanismo cristiano. Como se hará evidente después de exponer las tesis centrales de una interpretación del cristianismo que tiene sentido para mí, mis opiniones tienen algo en común con el humanismo y el existencialismo. Un enfoque viable de la creencia cristiana inevitablemente compartirá algunas ideas con ambas filosofías seculares porque ambos conceptos están estrechamente relacionados con la forma en que vemos nuestro mundo, lo reconozcamos o no. Cada uno ha desempeñado un papel en la configuración del clima cultural e intelectual de nuestros contemporáneos en las humanidades, las artes y las ciencias y, a su vez, estas disciplinas tienen un impacto significativo en la forma en que vemos y entendemos nuestro mundo. Para decirlo de otra manera y continuar con la tesis argumentada anteriormente, lo que es válido e importante en el cristianismo debe ser reinterpretado y traducido al lenguaje y las formas conceptuales de nuestra generación o no tendrá ningún sentido para nosotros y habremos perdido lo que tenemos. es vital, válido e importante sobre la fe cristiana que es relevante para nuestro mundo y en nuestro tiempo. Ciertamente no estamos solos al encontrar difícil hablar de Dios. Los antiguos hebreos tenían el mismo problema, aunque entendían el problema de manera un poco diferente. En la Biblia hebrea, que finalmente se convirtió en el Antiguo Testamento como lo conocemos hoy, la palabra que se traduce Dios o Señor en nuestras traducciones más comunes al inglés se escribió en los caracteres hebreos como JHWH. Hoy en día, esta palabra, que representa el nombre del dios hebreo, se conoce como el tetragrammaton sagrado, literalmente "palabra sagrada de cuatro letras". Debido a que el nombre de dios era sagrado, los hebreos creían que no debía ser dicho en voz alta. La antigua lengua hebrea estaba escrita con caracteres que representaban solo consonantes; no había letras o caracteres para representar vocales o sonidos vocálicos. En la época medieval, para ayudar a los judíos en la pronunciación de las palabras hebreas cuando se leyó la Torá en la sinagoga, se escribieron pequeños símbolos conocidos como puntos vocálicos sobre las palabras hebreas para indicar qué vocal deben usar los lectores para pronunciar esa palabra. Debido a que el nombre YHWH no se podía pronunciar en voz alta, una palabra diferente, elohim, la palabra genérica para dios, se sustituyó cuando el pasaje hebreo que contenía el nombre de dios JHWH se leyó en voz alta, por lo que los puntos vocálicos para elohim se colocaron sobre los caracteres JHWH . [Como una nota al pie de la historia, los traductores de la versión King James de la Biblia no sabían esto y tradujeron erróneamente el nombre de dios como Jehová en lugar de Jahweh (Yahweh).] Los antiguos hebreos creían que era presuntuoso hablar a sabiendas de Dios y sacrilegio decir su nombre en voz alta. Para ellos, como para nosotros, dios no funcionó como una palabra común, aunque hay una diferencia considerable entre nosotros y los hebreos en cómo entendemos el problema de hablar de Dios. Si bien podemos estar estirando el punto un poco, el antiguo Los hebreos creían que dios no podía estar contenido en palabras o imágenes. El significado de idolatría para los antiguos hebreos era sustituir una "cosa" por dios, y aunque aplicaban eso a cosas tangibles como estatuas o representaciones (ídolos) que estaban destinadas a localizar y capturar al dios en un objeto físico, no es así. irrazonable extender el concepto de idolatría para incluir cualquier intento de contener a Dios en palabras, como si la palabra dios pudiera captar la esencia de lo que entendemos por dios. La lección aquí puede ser que debemos ser muy cautelosos al presumir de hablar de algo sobre lo que realmente no podemos saber nada. Lo mejor que podemos hacer es usar a dios como una palabra simbólica que apunta más allá de sí misma a una realidad que no podemos contener en nuestras palabras y a la que nuestras respuestas naturales y más apropiadas son temor y reverencia ante lo que no podemos saber. [Para aquellos que deseen profundizar en este tema, dos libros pueden resultar útiles: La idea de lo sagrado de Rudolph Otto; y yo y tú, de Martin Buber.] No podemos llegar muy lejos en teología argumentando desde la creación hasta el creador. Sin embargo, el concepto de creación sigue siendo útil en nuestro pensamiento acerca de la religión porque implica dos cualidades fundamentales de la vida religiosa: un sentido de asombro y una actitud de reverencia. Cuando pensamos en los aspectos más importantes de nuestra experiencia como seres humanos, no podemos evitar sentirnos asombrados ante la maravilla del nacimiento y la nueva vida, la belleza de un amanecer o atardecer espectacular, la inmensidad de una vida ilimitada y eterna. El universo en expansión, la perfección de un copo de nieve o un cristal, la complejidad del átomo, la precisión de las matemáticas, la creatividad de la mente humana, el florecimiento de una rosa, el éxtasis del amor o los misterios del ADN. Del temor viene la reverencia, el sentido de lo sagrado. El temor y la reverencia juntos son las características fundamentales de la vida religiosa. De la admiración y la reverencia obtenemos respeto, la cualidad fundamental que subyace en la actitud de los verdaderos religiosos hacia nuestro mundo y constituye la base de la ética y una guía de nuestro comportamiento hacia nuestro prójimo.

=======================================================================================

FUENTE: http://www.christianhumanist.net/ articulo escrito por Arthur G Broadhurst y traducido por Darren Lorente - Bull

Entradas destacadas
Entradas recientes