15 Jul 2020

22 Jun 2020

Please reload

Entradas recientes

TODO EMPEZÓ EN SEMANA SANTA

4 Apr 2020

1/10
Please reload

Entradas destacadas

No podemos quedarnos callados en un momento de crisis nacional- por el Obispo de Leeds, Nick Baines.

 

 

 

 

 

Uno de los elementos más extraños de todo el debate sobre el lugar del Reino Unido en la Unión Europea fue (y es) la exigencia de que la Iglesia mantenga la boca cerrada, a menos, por supuesto, que la Iglesia esté de acuerdo con la línea de que el oyente quería que tomara. Esta no es una situación nueva, y hablare de ello en mas detalle.

 

En 2015, tuve una larga conversación en Stuttgart con el Ministro de Asuntos Exteriores alemán, Frank-Walter Steinmeier, ahora el Presidente. La ocasión ahora parece profética: estábamos esperando entre bastidores para que Kofi Annan llegara a una sesión a la que nos dirigíamos en el Kirchentag sobre el tema "El mundo se ha vuelto loco".

 

Durante la campaña de Elecciones Generales en el Reino Unido, el Primer Ministro, David Cameron, le había prometido a la gente un referéndum "una vez para todos" sobre la membresía en la UE. Herr Steinmeier expresó sorpresa y alarma ante esto. Le dije que creía que tendríamos un referéndum, y que era posible que votemos para irnos. Nuestra conversación, entre otras cosas, deambuló alrededor de esta posibilidad; su tono era incrédulo.

 

FUE aquí que comencé a entender el problema. Intente mirar a la UE a través de los ojos de los europeos continentales, especialmente los alemanes, y la verdad es que desde ahí el proyecto europeo se ve, huele y se siente diferente. La UE representa más que simplemente una institución política que se come el dinero de otras personas y les roba su soberanía cuando no están mirando. En cambio, sus instituciones son consideradas una parte integral de todo un cuerpo cultural europeo, diverso, arriesgado y polémico, pero esencial para la construcción de un continente pacífico después de la guerra. Es fácil descartar y ningunear a la Union Europea de la forma en la que algunos británicos están tan felices de hacer. Pero esta actitud les parece a muchos en el Continente como la imprudencia arraigada en la amnesia voluntaria.

 

Cuento esa conversación porque, para mí, reforzaba algo que sabía pero que no había tenido en cuenta con suficiente seriedad: el lenguaje, la suposición y los prejuicios moldearían lo que vendría más poderosamente que la realidad, los hechos o la sobriedad crítica.

 

En ese punto, por supuesto, asumí que cualquier proceso posterior al referéndum se gestionaría con competencia, involucrando a expertos.

 

La naturaleza del lenguaje de debate antes, durante y desde junio de 2016 demuestra claramente que el referéndum, tan poco claro en su premisa y tan ilusorio en su propósito, dio su aprobación a la retórica y el abuso que muchos de nosotros pensamos que pertenecía a otros tiempos u otros lugares. La población se dividió en Remainers o Leavers, los Leavers se convirtieron en Mentirosos. "Project Fear" se convirtió en un lema destinado (o, al menos, desplegado) para cerrar cualquier evaluación crítica de las consecuencias prácticas de abandonar la UE.

 

¿Qué hizo la Iglesia de Inglaterra en estas circunstancias? La Cámara de Obispos no condujo una línea particular en la campaña del referéndum. Correcta o incorrectamente, la razón de esto era simple: habíamos publicado un documento antes de las elecciones generales de 2015 en el que la UE / Europa se destacó con fuerza, y nada había cambiado (Noticias, 20 de febrero de 2015). Segundo, el debate sobre lo que los obispos habían escrito no había sido exactamente inteligente. Decidimos no decir nada nuevo sobre la base de que ya habíamos establecido nuestro puesto.

 

Sin embargo, varios de nosotros participamos en una iniciativa en línea creada por el Dr. Charles Reed en Westminster: un blog, "Reimaginando Europa". Esto proporcionó una plataforma para los argumentos de todos los lados del debate. Tenía la intención de fomentar, y creo que tuvo éxito, un debate inteligente en medio de la disputa entre mentiras, despidos y abuso que ya comenzaba a caracterizar la campaña.

 

Nuestro error, y era común en ese momento, era pasar por alto el hecho de que el referéndum no era el tipo de debate racional en el que los argumentos se presentaron, se probaron y se cambiaron las mentes. Más bien, fue visceral, emocional y simplista. Hacia fines de 2018, está claro para todos, excepto para los ciegos (de ambos lados) que el referéndum fue mucho más que el lugar del Reino Unido en Europa.

 

No es raro escuchar que las personas que votaron por irse insisten en que estaban presentando una queja contra Westminster, o "inmigración", o alguna otra fuente de agravio o frustración, no necesariamente la realidad de las instituciones de la UE.

 

Tampoco es inusual escuchar a algunos que votaron para permanecer expresando la opinión de que podrían vivir con un voto para irse si supieran lo que significaba en la práctica. Como escribí en Twitter el 24 de junio de 2016, "La gente ha hablado; simplemente no sabemos lo que han dicho ". Las motivaciones fueron complejas, el debate fue fácil.

 

COMO EL Obispo que lidera en Europa los Señores Espirituales en la Cámara de los Lores, he tenido que soportar gran parte de los esfuerzos pesados ​​posteriores, apoyados por mis colegas en la unidad parlamentaria de la Iglesia y la Casa de la Iglesia. Consideré que, por equivocado, equivocado y loco que pensara que Brexit era, y lo sería, el voto del referéndum debería mantenerse. No siempre me gusta el resultado de una Elección General, pero vivimos con ella, hasta que tengamos la oportunidad a su debido tiempo de elegir algo diferente.

Mi enfoque en el debate nacional, particularmente en la Cámara de los Lores, por lo tanto, fue aceptar la votación e intentar dar forma a las consecuencias. En otras palabras, si vamos a dejar la UE, ¿cómo podemos hacerlo de la manera más efectiva y madura para que salgamos en la mejor forma posible para el futuro?

Sigo pensando que esta era la postura más apropiada. Dirigí mi atención a la naturaleza del debate en curso, la corrupción del discurso público, el lenguaje de fantasía de los conspiradores simplistas ("Brexit significa Brexit" es probablemente el más obvio), y hacer realidad las consecuencias de nuestra decisión colectiva ( Noticias, 2 de febrero).

Los amigos están haciendo campaña para un segundo referéndum; otros quieren que todo se vaya; otros simplemente aceptan que nuestra isla va a alejarse de los demás en acuerdos comerciales con países pequeños que nunca compensarán lo que teníamos con la UE 27. Lo que no ha cambiado es la pobreza del debate: son jueces en una democracia realmente ser llamado "Enemigos del Pueblo"?

 

ESTO nos lleva de vuelta a dos preguntas: (a) ¿Debería la Iglesia, o sus obispos, hablar en un momento de crisis nacional en un tema controvertido y conflictivo? Y (b) ¿Qué significa ser "profético"?

El primero es simple: los obispos y la Iglesia tienen la responsabilidad de hablar sobre asuntos controvertidos como el Brexit, cualquiera que haya sido el voto dominante en su diócesis particular.

Me dijeron en el Sínodo General que los obispos estaban desconectados de la gente pobre del norte y que deberían aceptar su sospecha de inmigrantes, resentimiento contra la política establecida y la ira populista. Intente sugerir eso a los obispos en la Alemania de los años treinta o en la URSS de los años setenta.

Los obispos están llamados a decir la verdad, independientemente de lo que las personas piensen que quieren escuchar. Podríamos estar equivocados, podríamos tener prejuicios, podríamos estar simplemente equivocados; pero no debemos callarnos. No debemos temer discutir entre nosotros sobre asuntos que conciernen al bien común y el futuro de nuestro mundo. 

 

La segunda pregunta está vinculada inextricablemente con la primera. Ser profético no es predecir el futuro, sino hablar abiertamente, honestamente y con valentía, tratando de discernir la verdad sobre Dios, el mundo y nosotros, y luego articular esto de una manera que invite a las personas a mirar y pensar de manera diferente.

Ser profético es desaconsejar acción, lenguaje o comportamiento destructivo, incluso si el 100% del electorado lo favorece. Igualmente, es hablar por lo que es correcto, bueno y constructivo, incluso cuando la destrucción colorea el estado de ánimo popular.

 

Aquí es donde estamos ahora. La vocación por la Iglesia es la misma: decir la verdad, el coraje para cambiar de opinión (lo llamamos "arrepentimiento") y la madurez para asumir la responsabilidad de las consecuencias de las decisiones que tomamos colectivamente.

 

Por mi parte, habiendo participado en los detalles de la legislación y habiendo escuchado las horas de debate, puedo ver que el Brexit resulta ser malo para el país, especialmente para las comunidades más pobres, y malo para Europa. La tarea ahora, sin embargo, es articular esperanza y minimizar la destructividad de lo que potencialmente se avecina. Todavía queda camino por recorrer antes de que el final (como quiera que se defina) se aclara.

Me parece que un Brexit difícil es más probable que uno blando: no tenemos ni el tiempo ni la claridad que necesitamos para negociar con fuerza y ​​competencia con los 27 paises miembros de la UE.

 

Un segundo referéndum es posible, pero qué pregunta se planteará sigue sin estar claro. Incluso si el electorado supiera qué significaba Brexit en la práctica, un segundo binario no resolvería la cuestión, ni sanaría ninguna división. La responsabilidad del Parlamento es presionar los argumentos, identificar las posibles consecuencias de escenarios particulares, por poco impopular que pueda ser, y trabajar para que el electorado conozca las realidades detrás de los lemas.

En ultima instancia, si (para reflejar las imágenes de los profetas) entramos en el "exilio", todavía necesitaremos mantener vivo el idioma del hogar y cantar las canciones que desafían nuestra nueva situación. Un ministerio de reconciliación no resultará cómodo, especialmente si es mediado por líderes cristianos que han creído todo el tiempo que el Brexit era innecesario, destructivo y no de interés nacional.

 

Pero, hasta que se complete el acuerdo, y después de dos años, tenemos poca idea de cómo podría verse, o incluso si es posible un acuerdo, todo todavía está por jugarse. Aquellos que valoran la democracia no deben creer que se detuvo el 23 de junio de 2016. El debate debe continuar y deben hacerse los argumentos: el referéndum fue un comienzo, no el final.

 

Y los obispos también deben participar en esto. Es el desafío más importante y serio que enfrenta el Reino Unido desde la Segunda Guerra Mundial.

 

Vivimos en tiempos peligrosos. Siempre lo hacemos. La democracia es más frágil de lo que nadie pensó hace tres años, y el mundo puede cambiar muy rápidamente. Durante las próximas décadas, los británicos tendrán que volver a definir su identidad y su vocación en el mundo. Este proceso podría ser positivo y edificante; pero podría ser destructivo y aislante.

 

La Iglesia se siente atraída por un evangelio que ve a Dios obrando en las circunstancias actuales, pero que trabaja por un futuro mejor. Puede y debe contribuir a mejorar la naturaleza del discurso y fomentar el respeto mutuo en las plazas públicas y privadas. Eso no significa que deba ser silencioso. Todo lo contrario.

 

FUENTE: CHURCH TIMES 20-09-2018 https://www.churchtimes.co.uk/articles/2018/21-september/comment/opinion/at-a-moment-of-national-crisis-we-must-speak-up

TRADUCIDO por Darren Lorente-Bull

 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

Síguenos