15 Jul 2020

22 Jun 2020

Please reload

Entradas recientes

TODO EMPEZÓ EN SEMANA SANTA

4 Apr 2020

1/10
Please reload

Entradas destacadas

Un futuro escondido en el Ártico

 

 

 

 

 

Obispo Mark MacDonald

Bishop Mark MacDonald, Obispo Anglicano de las Naciones Indígenas de la Iglesia Anglicana del Canadá.  

30 de agosto de 2018  ACNS (Anglican Comunion News Service)

 

 

 

 

Se ha reconocido un peligro potencial en el permafrost * que se extiende por todo el Ártico norte. Se cree que el carbono que probablemente se libere debido al derretimiento del permafrost contenga un potencial efecto multiplicador en el calentamiento del clima global. Oculto en el permafrost existe algo que puede tener consecuencias aceleradas para un mundo que ya se tambalea al borde de la catástrofe global. A pesar de que este reconocimiento es alarmante, es solo el comienzo de algunos de los peligros ocultos que se encuentran en el Ártico.

 

A lo largo de los años, tuve el privilegio de asistir a varias conferencias y consultas mundiales sobre cuestiones relacionadas con la creciente crisis ecológica que enfrenta nuestro planeta. Como alguien cuya vida e interés han estado profundamente conectados con el Ártico, he prestado mucha atención a las percepciones de los demás sobre la relación del Ártico con el cambio climático global. Si bien la mayoría entiende que el Ártico se ve amenazado de forma única y grave, muy pocos parecen ser conscientes de los problemas humanos que están directamente relacionados con el calentamiento global. Esta falta de conocimiento se relaciona con la forma en que la injusticia climática global se cruza con los derechos y la vida de los Pueblos Indígenas que habitan en el Ártico.

 

Durante miles de años, los Pueblos Indígenas del Ártico, principalmente los Inuit, pero también los Sami y muchas de las Primeras Naciones Dene han habitado y prosperado en este ambiente extremadamente desafiante. Estos pueblos, heridos por la opresión del colonialismo, ahora se enfrentan a un despojo relacionado y acelerado de la tierra y la cultura. Esto está asociado con la injusticia globalizada del cambio climático inducido por los humanos. Al igual que los Pueblos Indígenas de todo el mundo, estas personas, las menos responsables de los problemas de un clima cambiante, soportan la peor parte de la injusticia que se produce a raíz de esta amenaza mundial.

 

Los impactos del cambio climático en los pueblos indígenas afectan, en los ambientes árticos, a sus animales y a toda la vida marina. Muchas comunidades se ven amenazadas por la erosión de las líneas costeras. La caza y pesca de subsistencia, tan importantes para la seguridad alimentaria y la supervivencia cultural, se han visto alteradas por los cambios en los patrones estacionales y los impactos relacionados en las actividades y vidas de los animales del Ártico, los mamíferos marinos y los peces. Las condiciones del hielo y la nieve, esenciales para los viajes y las formas de vida en el Ártico, son inestables, impredecibles y cada vez más peligrosas.

 

Los pueblos del Ártico, algunas de las personas más adaptables del planeta, están siendo gravemente afectadas en sus vidas por estas condiciones. Es una disrupción cultural amplificada por las continuas interrupciones del conflicto entre formas de vida indígenas y una cultura económica globalizadora implacable: una cultura económica que no solo juega un papel clave en la injusticia climática, también tiene un efecto corrosivo en la sostenibilidad de vida y cultura indígena. Los efectos de la pobreza económica y espiritual que ha venido con el colonialismo —la introducción del abuso de sustancias, el colapso del clan y la familia y la introducción del suicidio— se han visto exacerbados por los crecientes impactos negativos de la injusticia climática.

 

Estas cuestiones indígenas  relacionadas con el Ártico tendrán un impacto masivo en el futuro moral y espiritual de nuestro planeta. El tema de la justicia es obvio. Decidiremos y definiremos el carácter moral de nuestro futuro si somos capaces de hacer  justicia a los Pueblos del Ártico. Más allá de eso, los Pueblos Indígenas del Ártico mantienen entre sus mayores y su forma de vida una sabiduría que tiene una importancia inmediata y duradera para el futuro de la cultura humana y ecológica. De hecho, dentro de la cosmología de los Pueblos del Ártico, podemos encontrar un futuro positivo para la vida de nuestro planeta.

 

Para las iglesias cristianas, esto tiene una urgencia especial. Han estado presentes en el Ártico, para bien y para mal, durante toda la época colonial. Ellos, a través de tratados, la proclamación del evangelio y el bautismo, han prometido su solidaridad con los pueblos del Ártico. En esta solidaridad podemos encontrar una capacidad renovada, no solo para nuestra fidelidad a los Pueblos del Ártico, sino también a nuestro Dios que nos llama, en Jesús, a vivir los valores, ideales y prácticas de un Cielo Nuevo y un Nuevo Tierra. Escondida en el Ártico hay una clave esencial para un compromiso renovado con nuestra fe y el universo al que se dirige. Si no somos capaces de usar esa llave, causaremos un daño profundo  a todos los seres humanos y a toda la vida en el planeta.

Durante cientos de miles de años, el permafrost del Ártico ha acumulado grandes reservas de carbono orgánico (se estima que de 1,4 a 1,85 billones de toneladas métricas).

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

Síguenos