ATANASIO, OBISPO DE ALEJANDRÍA

02 de Mayo en el Calendario provisional de la IERE.

ATANASIO, OBISPO DE ALEJANDRÍA. (+373).

Nació el 295 en la Alejandría, entonces, una de las ciudades más importantes del mediterráneo, enclave de cierta libertad religiosa, compartida entre los romanos, los judíos y los cristianos, siendo famosa por sus escuelas de filosofía y teología, a la sombra de la Biblioteca de Alejandría.

En su formación cursó derecho y teología, retirándose un tiempo en el desierto dentro de una etapa como eremita. Tras esta etapa de purificación espiritual, le encontramos como diacono en el 320. Es con tal cargo, cuando acompaña al Obispo Alejandro de esa ciudad al Concilio de Nicea I (325). El impacto del Concilio fue tal que se convirtió en uno de los grandes adversarios del Arrianismo, ideas condenadas en la consolidación de dicho Credo.

Tras el Concilio de Nicea, falleció el obispo Alejandro, siendo Atanasio elegido Patriarca de Alejandría. Pese a la condenación conciliar de Arrío, su doctrina estaba muy extendida y sus seguidores, lograron desterrar a Atanasio de Alejandría, y no solo de aquí sino de todo el territorio Oriental del Imperio. Las autoridades imperiales quisieron imponerle el retorno de Arrío en la Iglesia Alejandrina, a pesar que mantenía sus ideas contra la naturaleza de Cristo, Atanasio, persevero en la condena y en la defensa de la ortodoxia, lo que le lleva a ser desterrado por el Emperador Constantino en el 336 a Tréveris. En esta ciudad permaneció siete años, hasta la muerte de Constantino, en que vuelve a su ciudad, siendo otra vez en el 342 desterrado, esta vez a Roma. Tras ocho años le encontramos intentando volver a Alejandría, pero antes de entrar un batallón intenta apresarlo, refugiándose con los eremitas, que le habían formado durante otros seis años. Volvió pero tan solo por cuatro meses, tras los cuales retoma el destierro. Tras el cuarto retorno, se vio obligado a huir el 362 por quita vez. La siguiente llegada a Alejandría, sería ya el definitivo, falleciendo en su sede Patriarcal en el 373.

Es el gran defensor de las definiciones del Credo de Nicea y se representa con vestiduras de Obispo Griego y con un libro, indicando los números escritos que realizo a favor de la consubstancialidad. El ejemplo de su lucha anti arriana le convirtió en modelo de la lucha contra el arrianismo que se estaba desarrollando en el Reino Visigodo Hispano, así como su fijación en el recuerdo mozárabe.

Carlos Lopez Lozano, Obispo de la IERE

Entradas destacadas
Entradas recientes