Iglesia y juventud: lo que me gustaría que la Iglesia supiera sobre los jóvenes



Me gustan los jóvenes y el ministerio juvenil. He dirigido grupos juveniles durante los últimos 14 años, y la lección más importante que he aprendido es la siguiente: los ministerios con loa juventud que tienen éxito son los que tienen el apoyo total de la iglesia. Es tan simple como eso. Cinco cosas que me gustaría que la iglesia supiera sobre el trabajo de jóvenes y jóvenes.


1 El ministerio de Juventud es un ministerio de toda la iglesia, no una entidad separada


Los jóvenes anhelan la comunidad; esto es lo que alimenta su fascinación por las redes sociales. Su necesidad de permanecer conectado con sus amigos, con los extraños que comparten sus intereses y con las personas a quienes admiran. Detrás de la fachada de la apatía y el mal humor hay un corazón que anhela amor, aceptación y un lugar al que pertenecer.


Es por eso que es vital que su ministerio sea visto como algo en lo que toda la iglesia tiene que involucrarse, no solo el trabajador juvenil y los voluntarios. Si desea tener un impacto en las vidas de los jóvenes dentro de su comunidad, debe asegurarse de que toda la iglesia esté de acuerdo con esta visión.


Aquí hay algunas sugerencias prácticas para el ministerio con los jóvenes:


—Conoce a los jóvenes en tu iglesia, con el mismo interés y profundidad que dedicas a los adultos.


—Asiste a grandes eventos juveniles. Incluso si solo estas entregando chocolate caliente, demuéstrales que son valorados.


—Asiste a un seminario de capacitación para jóvenes; estar preparado para ayudar a tu trabajador juvenil.


—Asegúrate de que a quien sea que dirija el ministerio juvenil tenga voz cuando planees grandes eventos en la iglesia.


—Trata bien a tu equipo de liderazgo juvenil. A menudo, los jóvenes juzgarán a una iglesia por la forma en que trata al equipo.



2 Los jóvenes necesitan que la iglesia practique lo que predica


Los jóvenes son muy conscientes del mundo que los rodea. Son entusiastas de la justicia social y de los problemas que están teniendo un impacto en sus comunidades. Si queremos que nuestros jóvenes crean en un Dios compasivo y amoroso, necesitamos demostrar prácticamente estas características dentro de nuestra comunidad.


Unos ejemplos: ¿Cuál es la necesidad más acuciante dentro de la comunidad? Crea un ministerio para abordar esta necesidad.

Vincúlate con las organizaciones que se preocupan por las personas sin hogar, y alienta a tus jóvenes a que se unan a ti en el voluntariado.

Resuelve problemas del mundo real durante tus servicios. Esto ayudará a los jóvenes a ver estos problemas desde una perspectiva cristiana.



3 Busca la autenticidad


Existe la idea errónea de que los jóvenes son atraídos por las cosas que brillan, que están de moda, que son llamativas. No es necesario tener un servicio de la iglesia de alta tecnología para atraer a los jóvenes. No necesitas saber todas las últimas canciones del hit parade o adorar al hip-hop.


En un mundo donde los valores del brillo social prevalecen sobre la sustancia, los jóvenes se sienten mucho más atraídos por una iglesia donde son bienvenidos, genuinamente amados, vistos como iguales, valorados como individuos, investidos y dotados de las herramientas para vivir como cristianos dentro de sus vidas fuera de la Iglesia.


Sé Auténtico. No diluyas tus enseñanzas por el hecho de ser "identificable"; la ambigüedad no le cae bien a los jóvenes.

Ser uno mismo es lo mejor. No necesitas estar a la moda para ser eficaz en el ministerio juvenil: solo necesitas ser tú mismo, tener un corazón para los jóvenes y estar apoyado por un equipo.



4 Invierte en el desarrollo del liderazgo en lugar de un espectáculo


Me encanta ver a los jóvenes aparecer en el servicio principal de la iglesia, pero no dejes que se conformen con eso. Los jóvenes tienen mucho que ofrecer, y una gran parte de su discipulado es el desarrollo de sus dones y pasiones. Nunca se sabe, es posible que tengas contigo al próximo Billy Graham o Jo Saxton en tu grupo de jóvenes.


Aquí hay algunos pequeños ejemplos de cómo se puede lograr esto:


—Pasa tiempo con los jóvenes; una vez que se forma esa relación, será más fácil identificar los dones individuales.


—Si uno de tus jóvenes se muestra prometedor en un área específica; permítele que se afirme, proporciónales capacitación y permíteles servir en cualquier capacidad que tengan.



5 Está bien decir adiós


A veces, perderás jóvenes a favor de otras iglesias. Esto está bien y es completamente natural: a medida que los jóvenes comiencen el proceso de "dejar el nido", a menudo dejarán la iglesia en la que crecieron para poder establecer su fe en un nuevo entorno.


Siempre y cuando estén creciendo, celebra esto en lugar de tomarlo como algo personal.




Peter Landry es pastor de jóvenes en St Barnabas's, Woodside Park.


peterlandry@stbarnabas.co.uk


https://www.stbarnabas.co.uk/


Publicación benévola, sin interés comercial.

Fuente: Church Times. 2.2.2018

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

© 2017 Iglesia Española Reformada Episcopal, Comunión Anglicana